martes, 23 de julio de 2013

Asaltaron y torturaron a una familia en Santa Teresa

Robo en un campo

Tres individuos que buscaban una importante suma de dinero redujeron a un productor agropecuario, su esposa y a una prima de este. Como las víctimas negaban poseer el efectivo que requerían, a las mujeres las ataron y las golpearon, el hombre corrió la misma suerte pero además le apretaron una mano con una morsa, lo picanearon e intentaron agujerearle la otra mano con un taladro.

Un productor agropecuario de Santa Teresa, su esposa y una prima de esta fueron asaltados y torturados salvajemente por un trío de delincuentes que buscaban una suma de dinero que las víctimas no poseían. El hombre fue golpeado, le apretaron una mano con una morsa, lo picanearon con un cable eléctrico y estuvieron a punto de taladrarle la otra mano. El inusual ataque, caratulado por la policía como “Robo calificado, privación ilegitima de la libertad y lesiones leves dolosas”, tuvo lugar entre las 12.30 y las 15 del viernes 5 de julio en un campo ubicado en la zona rural, en el km 42 de la ruta provincial Nº 18, unos 5 km al norte del casco urbano.

Las víctimas fueron identificadas como Juan Carlos Donofrio, de 70 años, su esposa Nélida de 66 y Noemí Mussi de 68, esta última oriunda de Ensenada.  La dramática secuencia de hechos se inició alrededor de media hora después del mediodía cuando ambas mujeres regresaron del casco urbano, adonde habían concurrido a realizar compras, mientras Donofrio se encontraba en el campo conduciendo un tractor. Cuando llegaron a la casa de campo y descendieron de la camioneta en la que se movilizaban las mujeres fueron sorprendidas “por dos masculinos, uno de ellos con la cara cubierta”, relató a Grupo Del Sur, el comisario Jorge Quinta, sub jefe de la Comisaría 4ª de Santa Teresa.

Las víctimas fueron reducidas y les colocaron sobre sus rostros prendas de vestir de las propias mujeres “para que no pudieran individualizar a estas personas”, detalló Quintana. Acto seguido las ingresan a la casa por una puerta trasera y “una vez adentro las sentaton en el piso del comedor, les ataron de manos y pies (con cables de computadora), mientras le exigían en todo momento dinero, que ellas no tenían”, señaló Quintana. Las exigencias de los malvivientes fueron acompañadas “por golpes de patadas y puños en diferentes partes del cuerpo”. Después de una hora y media de encontrarse en esta situación arribó Donofrio en su tractor “el cual, antes que estacionara fue sorprendido por dos de las personas que salieron de la casa”, agregó el funcionario policial.

Calvario
Al igual que en el ataque a las mujeres uno de los malvivientes tenía el rostro cubierto “y le colocaron a este hombre un elemento para que no pudiera mirarlos; le aplicaron golpes de puño y lo condujeron al interior de la casa, donde la víctima adviertió que estaba su mujer y la prima maniatadas”, puntualizó Quintana. Allí retomaron la golpiza a Donofrio “exigiéndole una suma importante de dinero” pero como el hombre expresaba no contar con esa suma “lo llevaron a un galpón donde tiene sus herramientas y allí le aplicaron torturas y golpes. Le colocaron la mano en una morsa y le apretaron 4 dedos de la mano izquierda, produciéndole lesiones de consideración; al no estar conformes con los dichos que no tenía plata, pelaron un cable, lo enchufaron a una toma de 220 y le aplicaron toques, efecto picana, sobre el cuerpo, varias veces. No conformes aun enchufaron un taladro y se lo apoyaron en sus manos”.

Con la intención que los atacantes dejaran de golpearlo el hombre le dice que puede pedirle a un primo que traiga 100 mil pesos, entonces uno de los delincuentes tomó un celular y luego de marcar se lo puso cerca de la boca a la víctima, que se encontraba boca abajo en el piso. Pese a no oír nada del otro lado Donofrio expresó su pedido aunque al parecer su primo nunca atendió a la llamada. Poco después los asaltantes se abocaron a revisar toda la casa para retirarse llevándose dos de los vehículos de la finca, aunque por temor que alguno de los hampones se hubiera quedado en el lugar las víctimas esperaron alrededor de 40 minutos para liberarse.

Robo
Posteriormente comprobaron que los delincuentes se habían llevado 17 mil pesos, una notebook Epson, una cámara digital Samsung, dos anillos de oro, un revólver calibre 22 corto y dos vehículos, una pick up Mistsubishi amarilla, dominio FNG 537 y un Ford Falcon verde, dominio RHT 505. Este último fue hallado al día siguiente en jurisdicción de Zavalla, sobre ruta 33 en su intersección con la AO 12. “Se está trabajando con policía de otros pueblos cercanos y con la Brigada de Investigaciones (AUE)”, manifestó Quintana y agregó que se manejan varias hipótesis dado que en localidades cercanas ocurrieron hechos similares por lo que presumen que podrían “tratarse de las mismas personas”.

EL DATO
Las víctimas manifestaron a la Policía que los asaltantes tenían tonada cordobesa y que uno solo mostraba su rostro descubierto. Este además era de estatura mediana, cabellos castaños cortos y vestía un pantalón de jean azul.


No hay comentarios:

Publicar un comentario