martes, 23 de julio de 2013

Nichos destruidos y ataúdes a la vista en el cementerio

Refacciones demoradas

La falta de materiales para las obras de mantenimiento y refacción de la necrópolis local hacen que los visitantes y deudos deban padecer la imagen de nichos abiertos que exhiben ataúdes y restos de ellos sin ningún tapujo. Desde el municipio aseguraron que la semana próxima estarían finalizados los trabajos de reconstrucción.

Nichos descubiertos, ataúdes derruidos y carcomidos a la vista de todos, una infraestructura deteriorada por la humedad y el paso del tiempo, es la imagen que golpea al visitante que accede a las galerías superiores del cementerio local. Se trata del sector más antiguo de la necrópolis, en el cual los trabajadores municipales y de la Cooperativa Santa Marta, intentan refaccionar luchando contra la falta de materiales y un presupuesto escaso para tamaña empresa. A la vez deben lidiar con la ausencia de los familiares de titulares de los nichos que deberían haber retirado los cajones al haberse vencido el plazo de concesión pero que en muchas ocasiones nunca aparecen.

En las galerías pueden observarse nichos perfectamente conservados junto a otros que muestran sin ningún pudor los ataúdes, algunos de ellos corrompidos por el paso del tiempo. “Ya se están tapando, lo que pasa es que, por una cuestión de falta de materiales, se está demorando pero creo que para la semana que viene ya va a estar todo listo”, aseguró Ramón Suárez, encargado de la sección. De todas maneras algunos trabajadores deslizaron que los trabajos se podrían realizar más rápidamente “si todo lo que se recauda por cementerio volviera acá” y agregaron que a veces “tenemos que ir a la ferretería y sacar las cosas a nuestro nombre para poder tener materiales para trabajar, y después tenemos que pelear en la municipalidad para que paguen las facturas”.


Por su parte Suárez aseveró que la falta de materiales “ya se está solucionando, así que para la semana que viene vamos a tener todo listo”. Al respecto aclaró que las obras de refacción se tienen que hacer con elementos que se puedan remover rápido y además, previo a ello, se debió ejecutar “un trabajo en la cubierta, que la gente no lo ve pero que era necesario para evitar la filtración de humedad. Hicimos alrededor de 4 mil metros de impermeabilización de la galería y ahora venimos para abajo”. Asimismo indicó que en el sector más antiguo y deteriorado “tiramos toda la estructura vieja e hicimos una nueva. Lo ideal era tirar todo abajo, pero no se puede por eso tomamos la decisión de ir reemplazando la existente. Ahora vamos a empezar con la pintura”.

En depósito

Por otra parte confirmó el problema para ubicar a los familiares de los fallecidos cuyo plazo de concesión del nicho se venció. “La reglamentación dice que tienen entre 30 y 45 días para retirarlo y a veces aparecen a los meses”, indicó. Cabe agregar que la Asociación Mutual Ferroviaria adquirió 100 de esos nichos y todavía hay un buen número que no fue desocupado. Según la normativa esos ataúdes si no aparecen los responsables son derivados al osario o fosa común. Algo similar ocurre con una veintena de fallecidos que fueron trasladados al cementerio y prácticamente abandonados, y como nadie adquirió un nicho para ellos aguardan su destino final en el depósito. Por el momento no se puede disponer de estos cadáveres sin autorización de los familiares, los cuales nunca volvieron por el cementerio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario