martes, 26 de abril de 2016

Todos por Emilio

Pasó mucho tiempo desde diciembre de 2013, momento en que dejé de actualizar el blog. No es casual que la última entrada fuera la noticia del asesinato de Solange Villalba, una adolescente que no conocí en vida pero si en su muerte. Tuve la oportunidad no solo de seguir el caso sino además de colaborar en su esclarecimiento y ayudar a encarcelar a su asesino.Todos esos detalles están en la web de Diario EL SUR como así también el resto de las noticias policiales -y también de otro tenor- que escribí desde entonces hasta la fecha.
El retomar el blog tiene hoy otro objetivo como es difundir la campaña Todos por Emilio, que significa no solo abogar por la solidaridad para colaborar con un pequeño y una familia que necesitan la ayuda de todos, sino también de levantar la voz contra la injusticia. Para ello comparto la nota que publiqué el vienes 22 de abril en la edición Nº 1339 de Diario EL SUR.


“Todos por Emilio”, la causa
que moviliza a toda la región

Fernanda Berti es viuda, tiene un hijo de 2 años que padece una grave enfermedad congénita que requiere de numerosas cirugías y en marzo fue despedida de la empresa IRT que presta servicios en la planta metalúrgica de Villa Constitución. La movida solidaria traspasa fronteras y cientos se aprontan a colaborar. Sumate vos también.
 
“Todos por Emilio” es una convocatoria que gana adeptos y conmueve a los corazones a la vez que interpela socialmente a la empresa Acindar ArcelorMittal por haber despedido a la madre de un niño gravemente enfermo. Emilio Taddey tiene 2 años padece una malformación urinaria (extrofia vesical) por lo que necesita más de 15 intervenciones quirúrgicas para que armen su cuerpito como quien agrega partes a un juego de encastre. Estas cirugías, de alto costo, se realizan en el Hospital Italiano de Capital Federal, hasta el momento se le efectuaron 5 y quedan más de una decena, según Fernanda Berti, su mamá, son “las más complicadas”.
Fernanda y Emilio viven en San Nicolás. El papá de Emilio, el abogado Carlos Taddey, falleció en un accidente de tránsito en octubre de 2013 cuando el niño -el menor de 4 hermanos- tenía apenas 5 meses de edad. Pese a todas estas circunstancias adversas, Fernanda supo afrontar con entereza la situación y puso como objetivo primordial de su vida trabajar por sus hijos y cuando se reveló la afección de Emilio, luchar por superarla. Pero recientemente sufrió un golpe tan inesperado como incompresible: fue despedida de IRT Medicina para Empresas, la firma para la que trabajaba, la cual presta servicios para Acindar.
A partir de allí se multiplicaron las movidas solidarias para ayudarla a solventar los gastos que demanda el tratamiento de Emilio. Las muestras de afecto a través del Facebook “Todos por Emilio” dan clara muestra del respaldo social a su lucha. Con una entereza y un ánimo admirable Fernanda contó a Diario EL SUR el duro momento que atraviesan y el comienzo de su derrotero. “Emilio tiene una enfermedad congénita, no sabíamos que la tenía hasta el momento de nacer. Éramos afiliados a Medifé, en un momento no quiso cubrirnos nada, mi esposo era abogado, amenazó con un recurso de amparo y nos empezó a cubrir todo”, relató.
 
Despedida
“El tratamiento de Emilio es de por vida, las cirugías son aproximadamente hasta los 15 años, más o menos 15 cirugías”, detalló. “Hay muy poquitos casos en el país, el miércoles hablé con una mamá de Buenos Aires que el chiquito de ella, con 7 años, lleva 30 cirugías. Depende de cada bebé como va reaccionando”, amplió. Pese a la trágica muerte de su esposo, hasta comienzos de este año “veníamos bien, estábamos haciendo eventos solidarios solo para juntar el plus del médico que es un poco costoso. Pero el 21 de marzo, Acindar o IRT, no sabemos quién, decide que me quede sin trabajo. Automáticamente, como me quedé sin trabajo, me quedé sin obra social y el nene quedó sin cobertura”.
No sólo es incompresible que en esta situación se la deje sin trabajo sino que tampoco se le otorgaron los tres meses de cobertura de obra social que se le debe brindar luego de la cesantía. “No se me respetó ni eso, estamos reclamando legalmente”, afirmó Fernanda. “Yo lo único que pido es que Acindar revea la situación y me vuelva a contratar, volviéndome a contratar Acindar, yo retomo mi estabilidad laboral y mi chiquito su obra social”, remarcó Fernanda. Las causas alegadas para su despido se fundan en el artículo 247 de la Ley de Contrato de Trabajo.

Discriminada
La norma mencionada se aplica “En los casos en que el despido fuese dispuesto por causa de fuerza mayor o por falta o disminución de trabajo no imputable al empleador” y aclara que “En tales casos el despido deberá comenzar por el personal menos antiguo dentro de cada especialidad”. Esto no ocurrió con Fernanda ya que se la despidió pese a tener una antigüedad mayor que sus compañeros, con el agravante de tener un hijo discapacitado.  Además “en mi lugar toman a otra persona”, agregó Fernanda demostrando así que el despido no se encuadra en el artículo 247 ya que no sería “por falta o disminución de trabajo”.

Oídos sordos
“Creo que me echan más por una cuestión discriminatoria que por crisis económica”, estimó. El despido le fue comunicado por IRT pero “en todo momento dejan en claro que la decisión la tomó Acindar, y por eso la considero solidariamente responsable”. Consultada sobre si pudo dialogar con directivos de la empresa metalúrgica aseguró que “hablé con varios y hasta me arrodillé pidiendo que no me echaran, hasta propuse trabajar sin cobrar sueldo con tal de tener la obra social. Ellos dicen que no es hacia mi persona pero si no es hacia mi persona entonces es hacia mi bebé que es como si fuera hacia mí”.
“Hasta marzo me mantuve callada por preservar a mi bebé y todo lo que hicimos lo hicimos con mucha cautela entre conocidos para no exponerlo a él y su enfermedad, pero ahora se me fue de las manos”, destacó. Finalmente puntualizó: “Yo no quiero comprar zapatos, carteras, ni viajar a Panamá, quiero comprar una vejiga, un esfínter, una uretra; a mi bebé le faltan órganos vitales y ellos, que trabajaron 14 años conmigo, no lo tuvieron en cuenta”. Quienes quieran colaborar con Fernanda y Emilio pueden contactarse al Facebook “Todos por Emilio”. En nuestra ciudad las colaboraciones se pueden acercar a Pañalera Nano, sita en Catamarca 551.


EL DATO
En nuestra ciudad las colaboraciones se pueden acercar a Pañalera Nano, sita en Catamarca 551. Entre los artículos que se necesitan se cuentan pañales sin perfume, crema Platsul A, crema Hipoglós o Macril.

+ INFO
facebook.com/TodosporEmilio

LA CLAVE
También se puede colaborar comprando remeras hechas especialmente para este caso, son accesibles y se aceptan múltiples formas de pago. Para conocerlas ingresá al Facebook “Todos por Emilio Remeras”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario