martes, 16 de agosto de 2011

Resumen de Policiales Diario El Sur Edición Nº 850

El viernes volverán a reunirse en la municipalidad 

Comerciantes del centro exigieron mayor seguridad 

Autoridades municipales y policiales se reunieron con comerciantes del centro para buscar poner un freno a la escalada delictiva que afecta a la zona. Se escucharon relatos dramáticos de las víctimas, algunas de las cuales fueron desbordadas por la tensión. Las reuniones continuarán en forma periódica. 


Comerciantes, vecinos y autoridades se reunieron el viernes al mediodía en el salón de actos del Palacio Municipal para buscar soluciones conjuntas a la creciente ola de inseguridad que afecta, principalmente, a la zona céntrica. Por momentos se vivieron momentos de dramatismo ante los desgarradores relatos de quienes fueron víctimas de robos en los últimos tiempos, en especial de aquellos que los sufrieron en reiteradas ocasiones. Asimismo una remisera que fue asaltada la noche del miércoles de la semana pasada estuvo al borde de una crisis de nervios al contar su experiencia. El viernes próximo habrá una nueva reunión también al mediodía en el mismo lugar. 

De la reunión participaron el intendente municipal, Horacio Vaquié; la secretaria de Gobierno, Gabriela Chiariotti; el subjefe de la Unidad Regional VI, comisario mayor Alberto Villa; el titular de la Comisaria 1ª; Comisario Principal Oscar Vallejos; el Inspector de Zona 1ª, Comisario Principal Sergio Morales; a ellos se sumaron la totalidad de los concejales a excepción de Angélica Monzón. También hubo representantes del Centro Comercial, Industrial y de la Producción. En tanto una treintena de comerciantes que fueron víctimas de robos expusieron su indignación, temor e impotencia por la reiteración de hechos delictivos y entre todos los participantes analizaron alternativas para afrontar la situación. 

“Más allá de lo desgarrador de los relatos creo que hay una predisposición de todos los que estuvieron presentes y una coherencia de que las soluciones hay que buscarlas entre todos y por eso desde el municipio estamos abiertos a este tipo de reuniones porque es la única manera de llegar una solución posible”, estimó Chiariotti al término de la reunión. Entre las posibles respuestas se trató la implementación de cámaras de video en la zona céntrica. “Es un tema que venimos evaluando desde la Comisión de Seguridad Urbana, la que se comenzó trabajar a fines del 2009”. 


Video vigilancia 
“Estamos próximos a mandar le proyecto de licitación al Concejo Municipal para su estudio, en una primera etapa el municipio se haría cargo de una importante inversión para colocar en el microcentro el monitoreo público”, explicó la funcionaria. En ese sentido estimó que en principio serían entre 7 y 11 cámaras las que se montarían en la zona céntrica. También admitió que se está buscando dotar de movilidad al área de Protección Civil y de lograrse se podría “evaluar” la “formación de un cuerpo de guardia urbana” pero con poderes de policía limitados ya que sólo podría colaborar con informar a la fuerza de seguridad sobre posibles ilícitos. 


Controlar a la policía 
Por su parte el Subjefe de la UR VI evaluó el encuentro como “positivo” y expresó su deseo que se realicen “en forma asidua este tipo de reuniones con la ciudadanía. Hemos incrementado los patrullajes y el viernes en la reunión evaluaremos sus resultados y veremos si la gente está conforme con la nueva situación”. Asimismo Villa propuso en el último encuentro que los propios vecinos monitorearan el accionar policial “porque es la mejor manera de controlarnos y que le podamos brindar una respuesta”. 

Cabe acotar que entre las críticas que se le realizaron a la policía se encuentran falta de atención a los llamados que se realizan al Comando Radioeléctrico, demora en asistir a algunos hechos y la desatención de los efectivos pedestres que recorren la zona céntrica, más abocados “a mirar vidriera o mandar mensajitos por celular que prestar a atención a lo que pasa en la calle”. También se criticó el accionar de la justicia y los comerciantes pidieron que se convoque al Juez de Instrucción Rubén Bissio para la reunión del viernes venidero. 

Voces angustiadas 

Silvina Peralta, fue una de las víctimas de robos que se hizo escuchar el viernes. La docena de hechos que sufrió la habilitaban para ello, pero no fue la única. Hubo otras comerciantes que contaron su temor e indignación porque suman en sus negocios varios robos, en algunos casos llegando a la decena. Otro advirtió que va a llegar el momento en que comenzarán a tomar la justicia en sus manos. Con una mezcla de impotencia y dramatismo la chofer de un remis contó cómo dos jóvenes la asaltaron el miércoles por la noche en la esquina de General López y Mendoza, mientras esperaba que le trajeran el vehículo que debía conducir. Y así se fueron sucediendo los angustiados relatos que llenaron de tensión la reunión del viernes. 



FUE EL TERCER ROBO EN LO QUE VA DEL AÑO EN EL MISMO LOCAL 
Delincuentes armados asaltaron una verdulería 

Dos jóvenes provistos de armas de fuego redujeron a los dos empleados de una verdulería y le sustrajeron la recaudación. Amenazaron a una de las dependientes varias veces pidiéndole más dinero. “Tranquilamente me podría haber pegado un tiro”, recordó la víctima. 


Una verdulería fue asaltada por tercera vez en lo que va del año y de esta manera se suma un nuevo hecho delictivo a los acontecidos en el centro de la ciudad. Se trata del comercio ubicado sobre calle Belgrano a metros de Entre Ríos, a dos cuadras de la Unidad Regional VI. En el mismo negocio recientemente delincuentes perpetraron un violento robo en cuyo transcurso golpearon a los dependientes del local. En esta oportunidad, el sábado por la noche, dos malhechores volvieron a robar pero sin llegar a los extremos de ferocidad del ilícito anterior. 

El sábado, aproximadamente a las 20, “ingresaron dos chicos jóvenes, muy armados, se llevaron la plata de la caja, revisaron todo, pero como estaban muy apurados no alcanzaron a llevarse la balanza”, relató a Diario EL SUR una de las empleadas que esa noche estaba en el lugar. Tanto ella como uno de sus compañeros estimaron las edades de los delincuentes en entre 15 y 17 años. “Entraron, cerraron la puerta y nos hicieron tirar en el piso, estábamos los dos solos porque hacia un ratito que se había ido la dueña y estábamos por cerrar”. 

A la vez recordó que una semanas atrás hubo otro robo pero más violento “golpearon a los chicos y también se llevaron todo. Por suerte a nosotros no nos golpearon pero los dos estaban armados. Un cliente me dijo que cuando se fue vio que había dos tipos en la esquina y se ve que cuando vieron que no había más gente adentro entraron. Uno cerró la puerta y el otro empezó a revisar todo, como no encontró plata grande me empezó a apuntar y pedirme la plata. Fue terrible, un susto muy grande, tranquilamente me podría haber pegado un tiro”. 


Temor 
“Fueron unos segundos dramáticos, feos, un angustia tremenda porque ese día con mi compañero estuvimos trabajando desde las 8 de la mañana, no nos fuimos a casa para tener todo listo y que te pase una cosa como esta justo antes de cerrar te da una bronca bárbara. Ese día trabajé 13 horas corridas, me maté laburando y que vengan unos locos así, no me importa que se hayan llevado la plata pero nos podían haber lastimado o matado. En dos segundos perdés todo, no sabés como van a reaccionar o a hasta qué punto pueden llegar”. 

“Esta vez no nos pegaron, pero hace dos semanas atrás le pegaron a los chicos y a uno le rajaron la cabeza”, recordó. Uno de los jóvenes que sufrió esa experiencia decidió dejar de trabajar en la verdulería temeroso de volver a pasar por un hecho similar. En cuanto a los delincuentes estos huyeron rápidamente sin que las víctimas pudieran precisar si se movilizaban en algún vehículo. Clientes que llegaron momentos después del robo colaboraron con llamar a la policía la cual asistió al lugar a los pocos minutos sin que hasta el momento haya novedades de la investigación. 



LE SACARON 40 PESOS Y UNA BICICLETA 
Golpearon y apuñalaron a un jubilado para robarle 

Dos delincuentes ingresaron a la vivienda de un jubilado en barrio Talleres y esperaron su regreso. Lo sorprendieron y el dieron una feroz golpiza, luego lo apuñalaron y lo abandonaron dándolo por muerto. Sobrevivió y pidió ayuda a los vecinos. 


Un hombre de 72 años fue brutalmente golpeado y luego apuñalado por dos delincuentes que los sorprendieron dentro de su casa con la intención de robarle. Pese a lo violento del asalto los malvivientes sólo se llevaron 40 pesos y abandonaron a la víctima “dándolo por muerto”, según estimó su hermano, pero no sólo sobrevivió sino que tuvo fuerzas para pedir ayuda a los vecinos, los que rápidamente dieron aviso a la policía y fue trasladado de urgencia al Centro Médico Rivadavia donde se recupera favorablemente. 

Emilio “Gato” Acosta es un vecino muy apreciado y servicial de barrio Talleres, es jubilado y como tal percibe la jubilación mínima; vive solo en su domicilio de Avellaneda al 1400 y su único familiar es su hermano Hugo. Como es su costumbre en la tarde del viernes estuvo en el Club Los Andes y luego regresó a su casa “temprano, porque no le gusta andar solo de noche”, explicó Hugo a Diario EL SUR. Llegó a su vivienda alrededor de las 19, abrió la puerta e ingresó, en ese momento lo sorprendieron los delincuentes. “Le revolvieron toda la casa, le hicieron un desastre y lo estaban esperando”, señaló su hermano. 

“Le dieron una tremenda paliza mientras le decían: ‘Danos la plata, danos la plata’. Entonces él les dio lo que tenía, 40 pesos, pero le pedían más. Qué plata puede tener un viejo jubilado con la mínima”, expresó. Después de pegarle brutalmente “le dieron dos puñaladas, una le perforó el pulmón”. Las heridas de Emilio son el costado izquierdo, uno a la altura del tórax y la otra de la cintura, fue intervenido quirúrgicamente y se recupera en forma favorable en la Unidad de Terapia Intensiva del Centro Médico Rivadavia. 

“Le pegaron muy fuerte, tenía la cara muy hinchada, después se fueron llevándose también la bicicleta. Se fueron dándolo por muerto, pero pudo levantarse y todo ensangrentado pudo ir hasta la casa de los vecinos y pedir ayuda”, detalló Hugo. También señaló que su hermano es muy querido en el barrio y que hace mandados y trámites a todos los vecinos que le piden ayuda. “Para mí, estos tipos lo estuvieron vigilando y sabían que el siempre va a Los Andes y vuelve a esa hora, por eso lo estaban esperando, pero él no tiene nada que le puedan robar”, puntualizó. “Le dieron una golpiza bárbara, menos mal que no lo mataron”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario