viernes, 20 de abril de 2012

Fiebre Hemorrágica, analizan otros dos posibles casos


 Uno de Godoy, otro de nuestra ciudad
Estudian dos posibles casos de Fiebre Hemorrágica
Muestras de sangre de dos jóvenes fueron derivadas para su análisis al Instituto Maiztegui ya que ingresaron al hospital con síntomas similares a los del “mal de los rastrojos”. Ambos recibieron plasma y fueron dados de alta aunque recién la semana próxima se confirmaría si padecen la enfermedad.

Dos pacientes con síntomas compatibles con la Fiebre Hemorrágica Argentina ingresaron la semana pasada el hospital de Villa Constitución. Se trata de una joven de la localidad de Godoy que fue internada el martes y un individuo de nuestra ciudad que fue ingresado el jueves, aunque ambos ya fueron dados de alta. Ahora se espera por los resultados de las muestras de sangre remitidas al Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas (INEVH) "Dr. Julio I. Maiztegui" de Pergamino. Cabe recordar que el 7 de marzo falleció un hombre de 48 años en el Centro Médico Rivadavia afectado por esta enfermedad también conocida como “Mal de los rastrojos” (Ver Diario EL SUR Nº 909 y Nº 915).

“Hay dos casos que son de sospecha, todavía no podemos hablar de certezas porque estamos aguardando los resultados”, precisó el Jefe de Epidemiología del Hospital local, Dr. Enrique Baigorri. Asimismo aclaró que “se le colocó el plasma a ambos” y que estimaba que a más tardar “a comienzos de la semana entrante vamos a tener los resultados”. La joven de Godoy “es cercana a los 25 años y fue derivada por un médico de Rueda que tiene mucha experiencia”. En tanto la persona de nuestra ciudad es también joven y se domicilia en cercanías de Acindar. “Para el caso que sea Fiebre Hemorrágica, el comienzo de ambos fue diferente”, señaló el profesional.

Al respecto expresó la necesidad desde el punto de vista epidemiológico “de ir viendo todos los casos clínicos que se van dando de estas patologías, no solamente los que vengan a atenderse al sector público sino también al privado. Es importante la comunicación para hacer todas aquellas observaciones que nos adviertan sobre alguna serie de cosas que no se dieron en otros casos o se viene dando en casos similares. Eso es fundamental, no solo para estas enfermedad sino para todas las que están vinculadas con esta especialidad”.

Prevención
Asimismo recordó que “estamos en una zona endémica, que la podemos denominar endoepidémica porque hemos tenidos brotes, por lo cual la gente tiene que estar vacunada. Es fundamental”. Esta enfermedad fue detectada a mediados de los años 50 y en sus inicios se consideraba que los más expuestos eran quienes vivían en zonas rurales porque su trasmisor es la laucha maicera la cual porta el virus Junín que es el que provoca la infección. Ese roedor se encuentra en los sembrados y de allí el nombre popular de “mal de los rastrojos”.

Hoy la línea entre ruralidad y urbanidad es difusa y la presencia de estos vectores en las ciudades es más común y por lo tanto el riesgo de contagio se extendió al interior de las urbes. “Si se llegase a confirmar el caso de este joven, que es de Villa Constitución, el contagio fue en esta ciudad por lo que pude hablar con su mamá. Tenemos que tener en cuenta ese detalle, para reforzar más y que no haya cierta lasitud en la prevención y también para que, clínicamente, el profesional empiece a tener mayor información porque esto es dinámico”, indicó Baigorri. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario