jueves, 29 de julio de 2010

LOS MONOS DE LA TINTA. LA REVISTA

Vuelvo a recorrer el camino de la memoria unos cuantos pasos hacia atrás. En realidad hacia los comienzos de mi carrera periodística. En otras entradas de este blog hablé del proyecto Los Monos de la Tinta. Esa revista casera surgida de los "sobrevivientes" del Grupo de Educación Popular, el que se había conformado a mediados de 1985 luego de un Taller sobre Alfabetización Popular (Foto 1, en la que estoy perdido en el fondo). Como la intención de trabajar en las villas quedó trunca tras las primeras fallidas experiencias, decidimos abordar la realidad desde la opinión más que de la acción directa y nos abocamos a crear nuestro propio medio de comunicación.

Así mezclando máquinas de escribir (creo que eran dos), letraset, collage y dibujos a manos nos embarcamos en esta publicación que se imprimía en offset (la computación y el diseño gráfico digital, lejos estaban de ser una utopía, ni siquiera soñábamos con ellos). Así logramos imprimir tres números y, gracias a su publicación, comenzamos luego dos programas radiales. Esos locos soñadores fuimos: Claudia Vigo, Claudia Piccinini, Fabiana Barrios, Gustavo Báez, Ricardo Arias y yo. Nos acompañaron con sus dibujos Gustavo Lelli y Claudia Sivilevicius. También escribieron y colaboraron Alejandro Andrín, Miguel Duhalde, Carlos Pagliero, Rubén Garfagnoli, entre otros. 

Para completar este recuerdo les dejo las tapas de los tres números que llegamos a dar a luz (realmente hubo que parirlos), el editorial del primero de ellos junto al staff y el primer poema que publiqué. Por supuesto que también escribí varias notas pero este poema, por su calidad de ser el que inició la serie que llevo escritos tiene un valor especial. Amigos, así empecé, en 1986, una profesión que amo y en la que persisto, pese a todo.

editorial

El silencio fue largo, oscuro у sumamente duro; fue un soporífero para nuestra conciencia, nos adormeció la capacidad da critica, la censura impuesta por al proceso fue diluyendo nuestra perspectiva de le realidad, y así poco a poco fuimos entrando en el esquema de pensamiento ideado por la dictadura, esquema que podemos definir así: callar lo que sospechábamos, no pensar ni decir lo que
Sabíamos; hablar mucho pero decir poco.
                                                
Este modo de pensar y actuar dejó profundas marcas en nuestra forma de ser, hondas huellas que nos cuesta borrar de nuestra mentalidad. Lamentablemente el periodismo parece no ser ajeno a esta realidad; ya que un gran porcentaje, da la sensación de moverse aún, dentro de ese sistema da pensamiento. La prueba está en que constantemente nos vemos bombardeados por gran cantidad de noticias e informaciones, carentes la mayoría de profundidad; es decir desprovistas de le debida carga de crítica y/o autocrítica que deberían llevar implícita.

 ¿Qué queremos decir con esto? Simple, que le mayoría da los temas, sobre todo los mas preocupantes son tratados muy superficialmente ;perdiéndose entre las ramas y no llegando nunca a la raíz, tratando generalmente las consecuencias pero nunca las causas, siendo que indagar o buscar las causas es la única forma de explicar e intentar eliminar los problemas de nuestra sociedad

Esta revista surge no para solucionar este problema del pe­riodismo; eso seria soberbia, consideremos que ese problema debe solucionarlo el periodismo en si y en su totalidad Lo que este revista busca es ser una nueva opción,  una posibili­dad distinta, intenta ser un reflejo más nítido, más comprometido, más profundo en lo referente a nuestra realidad social.

Apuntamos con este tipo de tratamiento de los temas a fomentar una conciencia popular y critica de la realidad que nos afecta. Una conciencia que nos permita llagar a un acercamiento de conceptos, de ideales, de pensamiento, de los distintos sectores de nuestro ámbito; lo que nos permitiría acceder a la concreción da una identidad local, y comenzar así, a bus­car la integración nacional e intentar ya, desde une identi­dad nacional asumida, la definitiva inserción en Latinoamérica. Tal vez este proyecto de unidad latinoamericana nos parezca un tanto lejano y ajeno a nuestra realidad local, pero es necesario comprender que si no empezamos a trabajar por la unidad en nuestra propia ciudad, nunca lo lograremos en lo nacional y muchísima menos en Latinoamérica.
Resumiendo, lo que esta revista pretende es ser un reflejo de nuestra saciedad,  impulsando una toma de conciencia, un despertar de nuestro juicio crítico. Para ello nuestras pági­nas estarán siempre abiertas a todos los sectores,  instituciones o personas que sientan la necesidad de expresarse libre­mente y sin ninguna clase de censura, en cualquier tipo de temas. Buscaremos ser el órgano canalizador de las inquietudes da todos aquellos que debido a la falta de un medio que los una, los identifique, los comprenda o los respete son estado marginados de los medios de difusión.

Todo ésto forma parta de nuestro compromiso; si logramos cumplirlo sólo el tiempo y ustedes podrán decirlo. Le propuesta de un trabajo conjunto, de una participación activa y total de todos nosotros, está hecha. Está en ustedes el aceptarla o no.






CRÓNICA DE UN LLANTO

Me preguntas por qué lloro... ¿No ves que tengo las manos manchadas de sangre, que otros derramaron, y yo no pude evitar?.

Me preguntas, por qué lloro... Y es, tal vez, porque llevo una pena
engarzada en el alma, y tengo en ella un vacío de ausencia con la forma del retrato de un amigo.

Me preguntas, por qué lloro... Y lo hago porque he visto a un país, mi país, morir ante mis ojos, vi como lo desangraban, y no hice nada por salvarlo

Me preguntas, por qué lloro... Y lloro por ese futuro que era nuestro y nos lo robaron, y en su lugar nos dejaron una duda con sabor a desesperanza y tristeza

Me preguntas, por qué lloro... Y no te das cuenta que mi llanto es por vos y por todos los que como vos viven sin sentir, y no se inmutan siquiera ante el llanto de un niño.

Me preguntas por qué lloro pues no entiendes mi llanto, y yo te pregunto, a modo de respuesta, ¿Por qué no lloras tu?...

2 comentarios:

  1. Amigo cuantos recuerdos..las tardes de invierno cuando ibamos a tu casa con Raúl a tomar mates y vos sacabas las revistas del archivo y contabas, apasionado, todo lo que hacían con otros locos como vos.
    Yo, que venía saliendo de mi claustro, estaba feliz de conocerlos y de entrar en ese espacio de la poesía y de cosas buenas.
    Siempre voy a agradecer al destino los amigos porque con Uds crecí.
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias amigoo ..cuantos bellos recuerdos !!! Hasta el día de hoy , la época mas linda de mi vida ..Yo todavía tengo algún ejemplar de las revistas también !!! Abrazooooo

    ResponderEliminar