miércoles, 9 de marzo de 2011

Animales sueltos

Cuando terminé de escribir la última nota sobre el caso de los perros callejeros "desaparecidos", los compañeros del Diario El Sur me hicieron notar que cada tanto estoy abocado a este tipo de temas. Por eso reuní en esta entrada las notas que fui publicando relacionadas con el maltrato a los animales y la falta de políticas públicas en Villa Constitución que tiendan a solucionar esta problemática. En esta entrada del blog tienen en principio la nota publicada en la última edición sobre la situación planteada al inicio de este párrafo, luego una directamente relacionada, pero escrita en octubre del 2009, en base a una entrevista realizada a Anahí Dusso y Gabriela Ramos de Zoolandia, aunque la última ya se alejó de la institución. Agrego una nota sobre caballos sueltos y otra sobre la proliferación de carros tirados por caballos en las calles de Villa, ambas escritas en febrero de 2010.


La desaparición de perros moviliza a los vecinos 

La presunta captura de los perros callejeros de la zona céntrica por parte de la Municipalidad provocó la reacción de numerosos ciudadanos que repudiaron este hecho. Con el objetivo de reclamar la aparición con vida de los canes convocaron a una manifestación a desarrollarse este miércoles a las 9 frente al Palacio Municipal. 


Proteccionistas de animales convocaron para este miércoles, a las 9, a una sentada frente al Palacio Municipal para reclamar “la urgente liberación con vida de los perros que el 3 de marzo desaparecieron de las calles del centro de Villa Constitución”. Así reza un afiche que está circulando por Facebook, sitio de internet que desde la fecha mencionada comenzó a inundarse con mensajes relacionados con esta confusa situación. Uno de los primeros expresaba que a las 9 del miércoles de la semana pasada “se llevaron a casi todos los perros del centro, indignante y doloroso ver el centro vacóo”. 

Desde ese mismo momento se planteó un “escrache” y “convocar a todos los que quieran ir a reclamar a la municipalidad por la devolución de los perros”. Una de las impulsoras de esta movilización es Anahí Dusso, vicepresidente de Zoolandia, aunque por razones institucionales lo hace a título personal. A la convocatoria de la proteccionista se sumaron numerosos manifestantes que se encargaron de llevar la información a diversos ámbitos, incluidos medios de comunicación nacionales, en tanto el muro de Zoolandia en Facebook se pobló de mensajes de repudio a la presunta “desaparición” de los perros por parte de la municipalidad. 

“Ya que a los gobernantes de Villa le molestan tanto los perros callejeros por qué le dan tanta vuelta a la castración masiva; esa es la mejor solución”, escribió Carmen Rodríguez. Por su parte Marijo Alvarez preguntó: “¿no se pueden juntar firmas para pedir que Zoolandia se haga cargo de La Casa de las Mascotas? Y así como nos cobran en el impuesto municipal por el agua (que no es potable), que nos cobren a cada uno 5 pesos para destinarlos a castración y a manutención del lugar y de los pichichos sin familia”. 


“No es solución” 

En tanto Miriam Forcada señaló que “desaparecerlos no es la solución para que no ensucien las veredas y plazas, para que anden muertos de hambre y llenos de sarna. Debemos concientizar a la población villense de la adopción responsable, de la castración masiva por parte de las autoridades municipales. Una ciudad también se mide por la cantidad de animales abandonados. Querer solo a los propios es una forma de mirar para otro lado, de no ser solidarios con los que nos necesitan, ellos no pidieron nacer. Fueron los humanos que no los supieron cuidar. ¿Por qué en vez de pelearnos entre vecinos no buscamos una solución entre todos sin perjudicar a los más débiles?”. 

La cadena de mensajes se extendió durante todos estos días y el domingo por la noche Anahí Dusso informó: “Hoy por la mañana apareció el viejo. Uno de los incautados por la perrera municipal el jueves. ¡Fue liberado! Más que nunca vamos todos por la liberación de los animales que se llevaron ese día del centro. Sentada pacífica el día miércoles a las 9 en la municipalidad”. 


Derechos 

Otro de los activistas de esta movilización, Fernando Bianco, hizo circular la convocatoria diciendo: “Queremos que se terminen en Villa Constitución tantas injusticias, tanta impunidad con los más débiles y estas injustas y crueles capturas de animales indefensos que no han mordido a nadie”. 

A la vez exigió “el respeto de los derechos constitucionales que todos tenemos y el total respeto de las leyes nacionales que protegen a los animales y el medio ambiente (14346 y 25675), de la ley provincial 10.000 sobre intereses difusos y de la Declaración Universal de los Derechos del Animal que ha sido ratificada por la ONU y la UNESCO, sobre protección animal. ¿A los animales se los chupó la tierra? En una sociedad democrática en pleno siglo XXI no podemos tolerar más un hecho antidemocrático y repugnante de esta naturaleza. ¡Basta por favor!”. 


Desmienten capturas 

El incautador de animales, Miguel Díaz, desmintió que los perros desaparecidos hayan sido capturados por él o cualquier otro personal de la Municipalidad de Villa Constitución. “Nosotros no tenemos perrera”, explicó. Y agregó que solo actúan por denuncias de canes agresivos, “pero los perros que no molestan no los tocamos para nada”. 

Según su entender “hay personas que, como no recibimos esos perros, los cargan en el baúl de un auto y los tiran en algún lado”. Señaló también que hubo quejas de comerciantes por la proliferación de estos animales en el centro pero insistió en que “de parte de la municipalidad no tocamos ningún perro”. 

Díaz añadió que “el último que entró (a la Casa de las Mascotas) es una perra que trajeron de Indape porque corría y mordía a la gente”. Asimismo detalló que, como incautador, está trabajando solo y que para la tarea de capturar tantos perros deberían actuar al menos tres personas. “Que se queden tranquilos que, de parte mía, yo no levanto ningún perro de la calle si no tengo denuncia o una orden de mayores. Además no queremos más, tenemos 200, ¿dónde metemos más?. Son todos perros con problemas, que no se pueden largar o regalar porque son bravos. Por eso, a los perros que no hacen problemas, ¿para que los vamos a molestar”, finalizó Díaz.



 Animales sueltos, Zoolandia reclama esterilización masiva

“Es necesario prevenir desde la causa”, expresaron las integrantes de Zoolandia. Denunciaron que la falta de políticas adecuadas determina que se mate a los ejemplares que se recogen de la calle. Asimismo advirtieron que se debe tratar de evitar la proliferación de animales sueltos no solo por solidaridad sino por el riego que significa para la salud de la población


La protectora de animales, Zoolandia, continúa con su prédica para que en nuestra ciudad se apliquen políticas destinadas a reducir la cantidad de animales callejeros en forma incruenta y efectiva. En ese sentido sus integrantes insisten en que la mejor manera de concretar este objetivo es a través de campañas de esterilización masiva y a la vez que la municipalidad cumpla con el rol que le compete en esta problemática. En diálogo con Diario El sur Gabriela Ramos y Anahí Dusso manifestaron la necesidad de concientizar a la población y las autoridades sobre la utilidad de instaurar “un municipio preventivo en lugar de uno eutanásico” como es en la actualidad.
En el comienzo de la charla agradecieron el espacio que semanalmente les ofrece Diario El Sur para difundir los animalitos que Zoolandia tiene en adopción. “Gracias a ello mucha gente se enteró que todavía estamos funcionado”, remarcaron. Otro espacio que utilizan para dar a conocer sus actividades es internet, ya sea en Facebook dónde se encuentran con el nombre de Zoolandiavc Villa Constitución (ver recuadro) o a través de su página web www.zoolandiavc.com.ar.

Prevenir desde la causa
Si bien ven en la sociedad un mayor interés por los derechos de los animales entienden que en Villa Constitución éstos “aún lo pasan muy mal” y aclaran que “hablamos de fauna urbana, animalitos de compañías, en especial perros y gatos”.  El problema es la proliferación de ejemplares que deambulan por las calles, hecho acentuado “porque desde que el hombre empezó a domesticarlos perdieron la capacidad de auto regular su población en forma natural”. Hasta el momento una de las soluciones para controlar esta situación de parte de las autoridades “es asesinarlos, principalmente a los perros. Le pueden decir eutanasia, sacrificio, pero la palabra correcta es ‘matar’”, puntualizó Ramos.
En cambio “los municipios que decidieron superarse comenzaron a prevenir. Sin necesidad de una gran erogación, solamente reorientando el presupuesto que antes iba destinado a una perrera”, argumentó la joven proteccionista. El método utilizado “es  esterilizar los animalitos desde pequeños para que no se reproduzcan, tanto el que está en la calle como el que tiene dueño. Lo que el proteccionismo en general está planteando es que se dejen de utilizar refugios ya que se convierten en campos de concentración, que no reúnen las medidas básicas de higiene, alimentación, de atención veterinaria y dónde por omisión, los animales mueren”. La propuesta de Zoolandia es que “se pase a una fase más adelantada, más ética, que es la prevención desde la causa”.

Riesgo de zoonosis
La experiencia fue positiva en “muchos municipios y comunas pequeñas”, aseguraron.  “En un período muy breve se empieza a notar el impacto poblacional que tiene la castración. En 60 días se deja de encontrar esas cajitas con cachorritos abandonados tan comunes en toda nuestra ciudad. Luego, en un par de años el animal adulto que no tenía casa la sociedad lo termina absorbiendo”. Otro hecho para cambiar es “que hoy el animal, especialmente el perro, es visto como un bien de recambio y no se ven como lo que son, una parte de la familia”. Es decir “mientras gusta o sirve se conserva y si genera problemas o ya no tiene lugar, se lo abandona. El estado debería educar para cambiar esta mentalidad, pero no lo hace”.

“Lo que nosotros queremos es que el estado se haga cargo de lo que le corresponde. El animal de la calle es una cuestión que debe resolver el municipio y no la protectora; esa es una lucha que tenemos cundo la gente nos llama y nos pide que vayamos a recoger a un animalito abandonado. Lo que tratamos de explicarles es que actuamos en la medida que podemos, pero cuando se llega a una determinada cantidad de animales recogidos se te hacen unas tremendas cuentas en los veterinarios”, señalaron.

“Sentimos que estamos luchando contra molinos de viento porque se salva uno de cada diez casos que habría y ahí se nota la falla de los municipios que no están tomando las medidas que corresponden”. Por último advirtieron que la preocupación no debe ser solo solidaria sino también sanitaria. “Hay un riesgo de zoonosis, es decir la trasmisión de enfermedades entre personas y animales, desde el momento que no se toman medidas para controlar la cantidad de animales, pero no es cuestión de salir a levantarlos en una chata y matarlos. Hay que prevenir”.

QUIENES SOMOS
Zoolandia es una asociación sin fines de lucro fundada en 1988, trabaja ad honorem en función de mejorar la calidad de vida de los animales de dos maneras: mediante la elaboración de Ordenanzas locales que los protejan, y en forma directa, salvando crías abandonadas, accidentados, dando atención veterinaria al que lo necesite. La reinserción social del animal desamparado es nuestro desafío, y lograr que el Estado ejerza políticas de prevención, nuestra meta. Intereses: Conseguir la aprobación de la Ordenanza, de Esterilizaciones masivas, para mejorar la calidad de vida de perros y gatos de nuestra ciudad.


 El peligro de los caballos sueltos

Tropillas enteras de equinos llegaron a la ciudad traídas desde las islas. Hoy deambulan por la vía pública sin ningún tipo de restricción o cuidado. Los vecinos temen que ocasionen accidentes

Un gran número de caballos deambula por las calles de la ciudad como consecuencia del éxodo islero provocado por la crecida del Paraná. Los propietarios tanto de equinos como de ganado vacuno se vieron obligados a trasladarlos a tierra firme para preservarlos de la catástrofe hídrica pero una vez aquí no tomaron medidas para mantenerlos a buen resguardo. Este es el caso de una tropilla de cerca de treinta ejemplares de la raza caballar que recorren durante todo el día la zona de los barrios Talleres, San Miguel y Puesta del Sol.

“Son un verdadero peligro, se suben a la veredas, caminan por el medio de la calle en forma permanente, en cualquier momento van a causar un accidente”, expresó un vecino de barrio Talleres mientras mostraba diversos grupos de caballos dispersos alrededor de la intersección de Presbítero Daniel Segundo y 9 de Julio. “Ya nos quejamos y denunciamos este problema pero hasta ahora no pasó nada”, añadió. En tanto un par de equinos pastaba tranquilamente a metros de la puerta de un supermercado.

“El otro día estuvimos hablando con uno de los dueños para que le consigan un lugar y los cuiden”, explicó el intendente Horacio Vaquié, quién además es vecino del barrio. “Allí (9 de Julio y Presbítero Daniel Segundo) hay una 10 hectáreas que podrían limpiarlas y tenerlos ahí o buscar otro lugar. Si esto sigue así vamos a tener que llamar a la policía rural con la que ya hicimos contactos, aunque no queremos llegar a eso porque a esta pobre gente la corrió el agua”.

Riesgo latente
Según expresó Vaquié, en su diálogo con el propietario de la tropilla “le pedí que en ese lugar, en el centro que tiene bastante pasto, pusiera un alambrado de un hilo o dos y los cuidara. Yo creo que en 60 días más o menos se va a solucionar el problema de la crecida, pero hasta tanto que cuide que no anden en la calle”. Asimismo trascendió que días atrás, en la zona de barrio Luján, un caballo golpeó a un niño y otro chico sufrió una descarga de un “boyero” colocado por el dueño de una tropilla.

Por el momento los caballos siguen adueñándose de calles y vereda. En la zona mencionada de barrio Talleres representan un grave peligro ya que la esquina de la que se hicieron habitúes es de tránsito continuo. Constituye un paso casi obligado para acceder a los barrios Puesta del Sol y San Miguel, allí doblan los colectivos de transporte urbano y de personal de fábrica, sumado a ello un profundo badén y vehículos estacionados en forma permanente por la existencia de un supermercado lo cual reduce el espacio de calzada. Una combinación de factores que mantiene el riesgo latente de un siniestro.


Crece sin control la circulación de carros en la ciudad

Los conductores se quejan por el peligro que representan los carros transitando por las calles de Villa, los proteccionistas reclaman por el maltrato a los caballos, los vecinos por la suciedad. Mientras en se estudia cómo actuar en otras ciudades ya se llevan a cabo operativos para regularizar la situación

Un problema que se repite en todo el ámbito nacional de la mano de la miseria y la marginación es la proliferación de vehículos de tracción a sangre circulando por las calles de las ciudades. Al lógico peligro que representan tanto para el tránsito en general como para sus propios tripulantes, se suma el maltrato del que son objeto de los caballos que los tiran. De tal suerte que crecen los pedidos de las entidades proteccionistas para que se ponga un freno a esta actividad. Por el momento Villa Constitución no se realizan controles de ningún tipo a la vez que crece la preocupación de la comunidad.

En nuestra ciudad el aumento de este tipo de vehículos es llamativo y ya está generando inconvenientes en el tránsito, en especial porque quienes los conducen no respetan (o desconocen) las más elementales normas de circulación, realizando arriesgadas maniobras, transitando en contramano, deteniéndose en medio de las calzadas y obstaculizando las arterias. Consultado personal de Inspectoría de Tránsito de la municipalidad admitieron que si bien la tracción a sangres está prohibida “también debemos ser conscientes de la situación social y que esa gente utiliza los carros para buscar sus sustento levantando cartones y otros residuos”. Asimismo dijeron que se estaría estudiando un proyecto para tratar de ordenar la situación “tratando de limitar el horario de su circulación”.

Una lectora del diario La Capital de Rosario expresó en una carta de lectores que en esa ciudad “Se debe poner coto a esta práctica cotidiana y al mismo tiempo cruel para con los caballos y peligrosa para los seres humanos, que estamos proclives a accidentes de tránsito, zoonosis, etcétera. Se violan además leyes y ordenanzas, como lo es la recolección de residuos a cielo abierto, trabajo del menor, conducción alcoholizados, falta de señalización y medidas de seguridad en los carros, por mencionar algunas contravenciones”. Una resumen totalmente compatible con lo que acontece en Villa Constitución.

Controles
Al respecto la municipalidad rosarina actúo realizando operativos a través de la dirección general de Control Urbano, junto con la policía santafesina. Además la división Caballería de la Provincia que aportó un vehículo para el traslado de equinos. En uno de esos procedimientos la mencionada área municipal participó con siete inspectores, dos supervisores y tres médicos veterinarios, así como tres camionetas, un camión para traslado y un utilitario. Luego de interceptar los carros “se verificó tanto su contenido como el estado de sanidad general de los animales (herraduras, peso) acto en el que intervinieron los veterinarios presentes”

“Se aprovechó la oportunidad, además, para realizar tareas de prevención, enseñando las pautas de cuidado del animal, como la importancia de que los caballos posean herraduras, que los carros no pueden ser conducidos por menores, que se deben respetar las señales de tránsito y semaforización como cualquier vehículo, y que deben llevar siempre ojos de gato o alguna señal luminosa”. Por su parte concejales rosarinos también presentaron proyectos para regularizar la situación pero evitando la incautación de los vehículos entendiendo que “el hecho de que les sean confiscado el carro o el caballo por parte de la Municipalidad hace que los trabajadores pierdan su elemento primordial de trabajo”.









No hay comentarios:

Publicar un comentario