martes, 24 de mayo de 2011

Recuerdos para Tito Muriado

Homenaje a Tito Muriado en la edición de este martes en Diario El Sur . Escrita por mi agregando también material de Ernesto Parrilla y Víctor Hugo Dimaría.

Fue un pionero de la radiofonía villense

La radio de luto, falleció Eduardo “Tito” Muriado


Tenía 78 años de edad y severos problemas de salud. Se lo recordará como uno de los actores culturales más importantes de la ciudad. Locutor, músico y personaje colaboró incansablemente con todas las instituciones villenses.

A los 78 años de edad se apagó definitivamente una voz que acompañó a generaciones de villenses a través de los micrófonos de LVC1 Radio Villa Constitución. El sábado a las 6.05, Eduardo “Tito” Muriado falleció luego de una serie de complicaciones de salud que lo aquejaban desde mediados del año pasado. Por este motivo la radio interrumpió su transmisión durante todo el fin de semana. La última aparición pública del recordado locutor fue el 30 de junio del 2010 (foto) cuando la Prefectura Naval celebró su bicentenario y agasajó a los medios de prensa.

Radio Villa Constitución fue una empresa que encararon junto a su hermano Héctor “Chiquito” Muriado y su esposa, la siempre recordada, Marta Elba, cuya voz quedó para siempre ligada a ese medio. “La radio de villa” nació en septiembre de 1962 (ver recuadro) y desde entonces fue escuela de periodistas, locutores y operadores. Más allá de esta actividad, Tito fue un incansable actor cultural de la ciudad, destacado bandoneonista, integró orquestas típicas y formó parte también del grupo Los Cariocas con el que amenizó numerosos bailes de la zona.
Otro de los logros que se pueden acreditar a su vasta labor ciudadana fue el impulso a la Liga Regional del Sud como así también el apoyo a todas las instituciones de la ciudad. Todas ellas siempre tuvieron las puertas y los micrófonos de la radio abiertos de par en par. “Emisora de audiofrecuencia comunitaria”, rezaba su presentación y así fue. Solidaria y abierta. Como Eduardo De Palma (tal su nombre artístico) acompañó el devenir de la ciudad en las últimas cuatro décadas. Queda su recuerdo y el agradecimiento de quienes fueron sus alumnos en los primeros pasos del periodismo local.


Palabras para Tito
de Ernesto Parrilla,
Cuesta aceptar la realidad, la partida que prolongaba por propia voluntad y fuerza. Cuesta pensar que un año atrás conversábamos, como si nada. Se hace difícil imaginar todo el lapso desde entonces, para el, para su familia, a la que aprecio muchísimo.
Tito, a secas. El hombre que junto a Gerardo, su hijo, me tendió la primera gran mano al comenzar a estudiar periodismo. El mismo que cada mañana, disfrazado con otro apellido, nos invitaba a subir setenta y cuatro escalones para contemplar lo que sucedía alrededor. Y aquel que los domingos hacía de los mediodías el regreso de la nostalgia y los tangos de antaño.
Cuántos momentos, diálogos, enseñanzas. Cuánta confianza depositada en uno. El respeto, el trato, el humor, la responsabilidad. Esas anécdotas del pasado, narradas con alegría. Ese recuerdo de épocas inolvidables, atesoradas en su memoria. Su voz entrañable, sus salidas oportunas, el carisma, su empuje.
La radio, su mirador, las palabras. Ese gesto de amor diario, cada noche, cuando dejaba la oficina, no sin antes besar el retrato colgado en la pared de su amada Marta Elba. Fui testigo en silencio de ese acto tan sencillo y a la vez profundo una y mil veces y hasta el dia de hoy admiro el gesto.
Las mañanas juntos, los viajes a las canchas los días de fútbol, la ronda de mates, el saludo a la familia, la ayuda con mis estudios haciendo que pudiera viajar a Rosario. El y Gerardo, los dos.
Y el día que dije adiós a la profesión, sin embargo no me alejé de ellos. ¿Cómo se deja a un amigo, a dos? No, eso no se puede. Siempre estuvo, siempre estuvieron. Y hoy, tan solo deseo darle un gran abrazo a Gerardo, porque es como dárselo a ambos.
Cincuenta años de radio, muchos más como artista, como ser humano, como Eduardo Muriado. Nos enseñó muchas cosas, pero sobre todo, a vivir. Desde algún lado nos está observando, aguardando que subamos esos setenta y cuatro escalones, como el hacía cada mañana. Es que arriba está su mirador y allí, seguramente, lo sentiremos siempre bien cerca.
Por todo, gracias Tito.


Radio Villa Constitución
 Los inicios
Los primeros trabajos de Muriado en materia de comunicación en nuestra ciudad, que luego darían origen a la primera radio villense, se remontan a 1956.
“La radio comenzó con la red de parlantes”, expresó con emoción el Director de Radio Villa Constitución, para luego rememorar esa época con más detalles: “Allá por 1956, Riberas del Paraná tenía una red de parlantes en Avda. San Martín, porque Villa era chico. Luego, por distintas circunstancias, el Club abandonó ese trabajo y entonces yo tomé los parlantes, hasta que en 1962 comenzamos a transmitir en circuito cerrado. Utilizando los mismos cables de la red de parlantes, que estiramos hasta la vieja Isaura (estación de servicios que funcionaba en la esquina de Avda. 14 de Febrero y la ex Saavedra) y hasta Avda. del Trabajo, hicimos aparatitos con un circuito especial, igual que las bocinas, entonces lo empezamos a bajar en las casas”.
 Muriado recordó que los primeros aparatos eran muy sencillos. “Al principio había 20 o 30. Cuando la gente llegaba a un negocio enseguida preguntaba ¿Qué es eso?, y les respondían la radio de Villa. Entonces comenzó a correrse la bolilla y todo el mundo quería un aparato”.
 La primera transmisión oficial de Radio Villa Constitución se realizó el 15 de septiembre de 1962, con una variada programación.
Diario El Sur, setiembre de 2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario