martes, 21 de junio de 2011

A Carlos Sosa...

El siguiente es el material que escribí para Diario El Sur relacionado con la muerte de Carlos Sosa.


EDITORIAL:
Carlos Sosa, una vida ejemplar
“Han pasado unos cuantos años que ingresé al partido... Estoy contento... Los comunistas hacen una buena familia... Tienen el pellejo curtido y el corazón templado... Por todas partes reciben palos... Palos exclusivos para ellos...”, decía el poeta Pablo Neruda en su texto “Los comunistas”, refiriéndose a su propia militancia política. Similares palabras podría haber expresado Carlos Sosa. Los dos fueron comunistas, los dos militantes, comprometidos y consecuentes entre su acción y su pensamiento. Los dos se ubicaron más allá de su propia ideología en la consideración popular.

La demostración de respeto a su vida ejemplar que recibió póstumamente Carlos Sosa certifica lo expresado en el párrafo anterior. Durante varias horas desfilaron representantes de todas las instituciones de la ciudad en su sepelio, pero más evidente aún fue el llanto y la incredulidad de gran parte de la comunidad que se acercó a tributarle el último adiós. Ese reconocimiento a su coherencia entre el decir y el hacer,  a su militancia comprometida y solidaria, a su actitud permanente de anteponer lo colectivo a lo individual, conformaron rasgos distintivos de una personalidad que superó todas las barreras ideológicas para ubicarse en un sitial de preferencia en la historia villense. Tal como lo hiciera su camarada, Tito Martín.

NOTA CENTRAL:

El histórico dirigente comunista falleció a los 71 años

Carlos Sosa, conmovedor adiós a un ejemplo de militancia y compromiso

Todo el espectro político e institucional de la ciudad acudió a al sepelio que se ofició en el edificio del sindicato histórico de la UOM. Emoción y sorpresa fueron las sensaciones predominantes en la multitud que se congregó para despedir a quien se convirtió en un ejemplo de lucha y coherencia a lo largo de su existencia. Incansable batallador estuvo militando hasta las últimas horas de su vida.

La noche del jueves Villa Constitución se vio consternada por el inesperado fallecimiento de Carlos Sosa, hasta ese momento secretario general de la CTA Villense, del Comité Tito Martín del Partido Comunista y miembro de la Coordinadora de Jubilados. Una afección cardíaca terminó a los 71 años con una vida ejemplar, de actitud consecuente con su pensamiento y de lucha incansable en defensa de los derechos de todos los trabajadores. “Hasta las 6 de la tarde estuvo en la calle, militando”, expresó todavía incrédulo uno de sus compañeros durante el sepelio que fue multitudinario y se realizó en el edificio histórico de la UOM villense, en San Martín 1744.

El cuerpo de Sosa fue llevado al cementerio local a las 16 y hasta esa hora desfiló por el lugar del velatorio todo el arco político e institucional de la ciudad. Con él se fue un pedazo insustituible de la historia villense. Fue uno de los protagonistas esenciales de El Villazo de 1974, perseguido y torturado en durante la dictadura, actor fundamental en la recuperación del gremio metalúrgico a partir del histórico 6 de diciembre de 1982. Ferroviario, comunista, dirigente de los jubilados, son sólo alguna de las facetas de su incansable militancia. En los últimos meses su figura tomó repercusión nacional cuando presentó una denuncia contra Isabel Martínez de Perón y José Alfredo Martínez de Hoz por la represión que se instauró en Villa Constitución a partir del 20 de marzo de 1975, un año antes del golpe militar.

Un objetivo de siempre: la justicia
En una entrevista publicada el 17 de enero en Página 12 Sosa se refirió a esa denuncia explicando: “La impulsamos con la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH) y los compañeros Piccinini y Actis porque es una deuda que tenemos, no es por venganza ni por tener protagonismo. Los trabajadores de Villa y el pueblo necesitamos que se esclarezca este genocidio, que se juzguen los responsables. En el ’84, recuperada también la UOM, y con la Conadep, hicimos un informe de todo pero un comando se lo llevó de los tribunales de Rosario. Ahí estaban las pruebas, por eso lo volvemos a hacer ahora. Además, ahora el contexto es más favorable, Martínez de Hoz ya ha sido juzgado, pero no se trata sólo de Martínez de Hoz sino de todos los empresarios y grandes multinacionales que se beneficiaron con el genocidio. Quedaron unos 20 compañeros asesinados y desaparecidos en aquellos días”.

Ultimas imágenes
Su última actividad militante la tuvo la noche anterior a su fallecimiento cuando organizó un encuentro entre los representantes del Frente Nacional Campesino (FNC) que pasaron por nuestra ciudad y el Movimiento de Unidad Villense (en el Facebook de esta agrupación pueden verse las últimas fotos de Sosa). Precisamente en la misma red social la esa agrupación política a la cual apoyaba daba a conocer al día siguiente su muerte con este texto: “Hoy es un día muy triste para todos nosotros, nos ha dejado físicamente el compañero Carlos Sosa, un gran militante, compañero y luchador... El mayor dirigente histórico del Partido Comunista local nos deja el ejemplo máximo de lucha combativa, de coherencia militante y de honorabilidad de revolucionario... Continuaremos su lucha, que es la de todo el pueblo...”.

RECUADRO:
Historia de vida
“Fue duro ser comunista”
El 6 de enero de 2010 el Comité Tito Martín celebró 92 años del Partido Comunista en Argentina. En esa oportunidad Carlos Sosa recordó: “Pasamos tiempos difíciles, fue duro ser comunista en la Argentina. Había una ley, la Nº 17401, por la que te proscribían, te echaban del laburo y te perseguían”, acotó.  “Durante la dictadura de Onganía, en Villa Constitución fue muy duro ese proceso. La militancia tiene sus sinsabores pero también sus alegrías y eso nos permitió llevarla adelante, cumplir con los desafíos y tratar de hacer realidad las ideas del socialismo y el comunismo”, aseguró Sosa.

SUB NOTA:
Repercusiones y reconocimientos
Palabras de despedida

Gremios e instituciones destacaron la figura del militante y el luchador. Fue un “imprescindible” señalaron recordando el texto de Berthold Brecht que dice que los hombres que luchan toda la vida son fundamentales.
La repercusiones tras la muerte de Carlos Sosa no se hicieron esperar. Una de las primeras fue la del MUV que se reproduce en el cuerpo de la nota. Otra de las inmediatas fue de la UOM villense que lamentó  “la enorme pérdida que para el campo popular representa el fallecimiento del compañero Carlos Sosa” al que definió como “Militante incansable por la justicia y la vida, fue uno de los protagonistas fundamentales de El Villazo y de todas las luchas que la clase obrera emprendió en nuestra ciudad” y aseguró que “seguirá vivo en nuestra memoria y en cada una de nuestras luchas su ejemplo brillará como un faro a seguir”.

CTA
En tanto la Mesa Directiva de la Central de los Trabajadores de Argentina de la ciudad de Buenos Aires expresó “su más profundo dolor”  y estimó que Sosa dejó un “legado de compromiso con la causa popular, su ejemplo en la lucha inclaudicable contra la dictadura que descargó especialmente su violencia contra los trabajadores. En aquellos días de represión, supo asumir en la zona fabril de Villa Constitución y Rosario, junto a otros queridos compañeros y compañeras, el compromiso con lo más combativo de la clase trabajadora y fue uno de los forjadores de la CGT de los Argentinos”.
“Continuó su camino de compromiso con la búsqueda de la verdad y por eso fue parte de los juicios contra los represores militares y los responsables civiles del golpe de Estado”, prosigue el comunicado de la CTA que firma Carlos Chile. “Consecuente con sus ideales siguió aportando a la unidad de la clase impulsando y organizando la Central de los Trabajadores y asumiendo en ella las más altas responsabilidades. Nuestro saludo respetuoso a su familia, a sus compañeros, a sus amigos. Despedimos a un gran compañero, e intentaremos ser merecedores de su hermosa historia de compromiso con el pueblo”.

ATE
Marcelo cortés, delegado de ATE calificó a Sosa como un “soldado de los que hay pocos, por su militancia continua y compromiso, sin mirar a quien. Él estaba al frente o acompañando todos los reclamos justos del campo popular, era el motor y la punta de lanza de los jubilados, los sin techo, desocupados, y como Sec. General de la CTA estaba en todos los detalles para mantener la unidad. Por eso es muy importante que tengamos su espíritu de lucha y perseverancia, para que cada día podamos decir Carlos Sosa presente y hasta la victoria siempre.

APDH
Por su parte la Asociación Por los Derechos Humanos (APDH) de Rosario manifestó:  “Carlos era un luchador revolucionario, un hombre humilde y sabio, con conocimientos firmes sacados de los libros, pero fundamentalmente de la vida,  con una ética y una coherencia inclaudicables, aplicada cada día a la lucha por la unidad de los trabajadores y el campo popular, un camarada para muchos, un compañero para todos, que trabajaba por el bienestar de las mayorías , por la dignidad, por la Memoria y la Justicia. No olvidaba su paso por las mazmorras del proceso genocida, aunque  pocas veces lo mencionaba, no se sentía especial por eso, cuando uno se enfrenta de verdad al enemigo de clase, la represión es una posibilidad real, pero era un lujo escuchar la historia viva del " Villazo" a través suyo,  porque nos hacía saber que el cambio era posible. Obrero ferroviario, luchó por su clase con el optimismo y coraje que lo transformó,  aún sin proponérselo, en un imprescindible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario