martes, 10 de abril de 2012

Crecen los robos y causan alarma en Presbítero Daniel Segundo

EN LOS ÚLTIMOS 20 DÍAS AUMENTARON LOS DELITOS EN VILLA CONSTITUCION
Comerciantes en estado de alerta por 
los robos en Presbítero Daniel Segundo

Robos a mano armada en dos kioscos y una tienda desvalijada por completo en una semana son sólo una muestra de lo que ocurre en esta avenida. La inseguridad preocupa a los vecinos y advierten que los comerciantes viven en un clima de temor e incertidumbre. “Vivimos presos de esta gente”, manifestó la dueña de uno de los locales asaltados.

Una serie de delitos contra la propiedad afectaron a varios comercios de avenida Presbítero Daniel Segundo en la última semana, dos de ellos fueron robos a mano armada a dos kioscos, perpetrados con total osadía; otro fue el vaciamiento total de una tienda de la cual se llevaron hasta las cortinas de la vidriera y que permanece cerrada desde entonces. Todos robos cometidos entre el lunes y el viernes de la semana pasada, pero no son los únicos. Los vecinos se quejan de la seguidilla de ilícitos que se suceden desde hace aproximadamente dos meses. Al parecer esta arteria, una de las más comerciales, se transformó en la preferida de los malvivientes.


“Estamos en alerta con otros comercios, todos sabemos los números de teléfonos de todos”, contó Viviana, dueña del local asaltado el viernes (ver recuadro). “Ese estado de alerta quiere decir también reconocer personas que a veces nos parecen extrañas, o personas que siempre preguntan por lo mismo ya saben que no hay y vienen y miran para ver lo que hay y luego se van”, explicó y adelantó que “vamos a poner una cámara en el negocio”. Asimismo instó a los vecinos  a que “cuando pasa un hecho como este se sumen a la iniciativa de decir no me voy a quedar sin denunciarlo”.

La comerciante expresó su malestar “porque vivimos presos de esta gente” señalando que “si queremos una ciudad tranquila, donde podamos convivir, tenemos que hablar con los de más arriba para que no entren por una puerta y salgan por la otra, hablar de que el juez tome cartas en el asunto y fije quienes son esto que repetitivamente viven cometiendo estos robos”. Añadió que “tenemos que tener las rejas bien gruesas, estar bien protegidos, con doble cerradura, pero siempre parte de nosotros, del negocios, del comercio, de la casa. Es importante que la gente que está arriba, que es la que puede hacer algo tome cartas en el asunto”.



Incertidumbre
En tanto Lorena, otra comerciante del barrio comentó sobre la serie de robos que “desde hace unos 20 días todos los días escuchamos de uno distinto” y agregó que “llegás a la mañana y no sabés con qué te va a encontrar o estás a la noche durmiendo y pensando si te están entrando, no podés descansar tampoco porque tenés la cabeza en eso. Lo poco o mucho que te lleven para uno es muchísimo por el sacrificio que uno hace para mantener el negocio y que te lleven todo”. Asimismo recordó que un mes atrás le sustrajeron un ciclomotor Zanella a su hijo desde la puerta de su negocio, situado en Presbítero Daniel Segundo al 1200. “Se lo llevaron de la vereda, entramos dos segundos y cuando salimos no estaba más”.

En la edición del viernes Diario EL SUR informó sobre el robo que sufriera un kiosco de la misma arteria al 1700 donde un delincuente amenazó con un arma de fuego a la kiosquera y se alzó con 300 pesos. “No sabes cómo van a reaccionar, eso es lo más preocupante. Te roban te llevan lo que tenés pero el miedo es que no sabés qué van hacer porque la mayoría si no están armados tienen un cuchillo o algo. Ese el tema no sabés qué es lo que van a hacer si no les alcanza lo que les vas a dar o en las condiciones en que vienen. Ese es el tema”, remarcó Lorena.


“Sacó un arma, le apuntó a la cabeza y le dijo que le diera el dinero”

“El viernes a la una y media de la tarde, mi hija que en ese momento se encontraba en el negocio, es abordada por una persona que entró al negocio con total impunidad, vistiendo un jean, un rompe viento negro, con una capucha y lentes de sol. Al entrar se sube el rompe viento, quedándole muy poco de la cara al descubierto. Se asoma donde ella estaba sentada, cuando se paró sacó un arma, le apuntó a la cabeza y le dijo que le diera el dinero”, relató Viviana, la titular del kiosco “Bizantino”, ubicado en Presbítero Daniel Segundo al 1443. Un robo de similares características tuvo lugar el lunes pasado al 1700 en otro kiosco, también atendido por una mujer (ver Diario El SUR Nº 917).


“Mi hija no se resistió en ningún momento y entregó el dinero de la caja. Es lo que siempre decimos, que no se resista y entregue el dinero”, indicó la comerciante. “Esa persona le dijo que le diera la plata grande que tenía en la caja. Aparentemente sabía bien lo que hacía porque le pidió el dinero de esa caja, donde teníamos el dinero grande y siempre diciéndole que la mataba si no le daba el dinero. Mi hija se lo dio, el guardó el arma y salió del negocio caminando, tal es así que había vecinos lavando los choches y ninguno se dio cuenta. Salió para el lado de la calle Entre Ríos”.

Inmediatamente la víctima llamó a la policía quienes levantaron huellas y rastros. “Es un hecho más que se vive acá en Saavedra (Presbítero Daniel Segundo), donde en 20 días diferentes negocios, cuatro o cinco, fueron robados”, aseguró Viviana. Aclaró también que el delincuente se llevó sólo dinero, estimado en alrededor 1200 pesos, con la intención de “hacer algo express y salir lo más rápido del kiosco”. Asimismo expresó que es posible que el malviviente fuera cliente del negocio por el conocimiento que tenía del lugar y que según la descripción del arma de fuego desde la policía le explicaron que podría ser de tipo casera o “tumbera” lo que la hace más peligrosa por pueda dispararse en forma accidental.


“La desvalijaron, se llevaron todo”

La tienda de ropa “El Edén”, ubicada en Presbítero Daniel Segundo al 1265, fue saqueada por desconocidos entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves. Los malvivientes se llevaron todo lo que encontraron, hasta las cortinas, dejando sólo unos maniquíes caídos en el piso. Hasta ayer el local comercial continuaba cerrado y a través de los cristales se apreciaba el desolador panorama que dejaron tras de sí los delincuentes. Estos entraron por los fondos, accediendo a un amplio patio desde una casa vecina que se encuentra deshabitada, para ello colocaron una escalera en la medianera. Una vez allí violentaron la cerradura de una puerta trasera del local y trabajaron con total tranquilidad para cometer el despojo.


Alrededor de las 8.30 del jueves los dueños de una pollería que está junto a la pilchería, con la que comparten el patio trasero, advirtieron el robo y llamaron a la policía. Aparentemente los ladrones también intentaron ingresar a este negocio, llamado Los Reyes del Pollo, pero no lo lograron porque cuenta con rejas en todas las aberturas. “Si no hubiese sido por eso entraban también”, aseguró Lorena, propietaria del comercio. Con respecto a sus vecinas señaló que “las desvalijaron, se llevaron todo”. Agregó que no hablaron demasiado con ellas “vinieron cuando estuvo el Comando (Radioeléctrico) pero qué te van a decir, nada; te encontrás con una situación así y no sabés que decir, ni ellas ni nosotros. Juntaron las cosas que les quedaban y nada más. No sé si volverán a abrir”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario