martes, 24 de julio de 2012

Asentamientos: una realidad que está a la vista

SE MULTIPLICARON LAS VIVIENDAS PRECARIAS
En cinco años creció un barrio 
completo detrás del elevador

El debate está vigente pero las imágenes de la realidad son indiscutibles, los asentamientos irregulares se expanden en la periferia de la ciudad. La marginación y la miseria crecen. En esta primera parte de un informe preparado por Diario EL SUR mostramos como en poco tiempo se originó lo que equivale un barrio completo, con decenas de humildes viviendas en una situación de suma precariedad. La afirmación se demuestra con un relevamiento fotográfico donde cada dos fotos la superior corresponde a 2007 y la inferior a 2012.


“El desmedido aumento de los hechos delictivos conjuntamente con el incremento de los asentamientos precarios en la periferia de la ciudad están generando un malestar de la comunidad que se manifiesta a diario. Pese a la negación de las autoridades que minimizan el tema, es indudable que muchos de los que se radican en la zona mencionada no son oriundos de la ciudad”, este párrafo, pese a su extrema actualidad fue escrito en marzo del 2009 para villaconstitución.com. Como es de público conocimiento esta situación, tres años después, es más grave aún.

A continuación agregaba que “de todas maneras, si fueran casos de migración interna como afirman desde el Municipio la situación no sería mejor ya que no dejan de ser asentamientos precarios y como tales, manifestación clara de la acentuación de la miseria y la falta de inclusión social. Relativizar el problema alegando que no es preocupante porque “no son gente de afuera es como decirle a un enfermo terminal que no se preocupe, que no se va a morir de sida sino de cáncer. A los efectos es lo mismo, la muerte es una sola como la miseria que campea en estas villas provoca los mismos males, sean sus habitantes locales o foráneos”.

El problema en cuestión es complejo pero se avanzó en lograr la aceptación de las autoridades en abordarlo. No fue fácil. El 29 de junio, al cerrar la marcha por una ciudad segura Andrea Bruno, de los vecinos autoconvocados,  solicitaba “con respecto a la denuncia de muchísimos vecinos que, sobre el probable nuevo asentamiento que se vaya a producir en la ciudad, queremos pedirle a las autoridades municipales, a Defensa Civil, que acusen este reclamo y nos informan qué medidas preventivas se van a tomar y como se va a actuar en caso que se produzca”. Inmediatamente fue abordada por el concejal Niver Moreyra y la secretaria de Gobierno Gabriela Chiariotti quienes le recriminaron esa intervención.

Demostración
Como resultado se acordó una reunión para tratar el tema asentamientos, la que se realizó la semana pasada en la municipalidad. A su término Bruno escribió en el Face de Villa Constitución por una ciudad segura: “Logramos demostrarles a las autoridades que hay gente de afuera en Villa y que el futuro asentamiento que se iba a producir detrás de Bº Raviolo no era un invento ya que en el momento de la reunión recibimos el llamado de un vecino alertando que en ese momento se estaban instalando dos nuevas familias, así que se envió un móvil para corroborar y evitarlo”.

Esta semana Diario EL SUR también realizó un relevamiento fotográfico más que elocuente y que en parte se refleja en estas páginas. Son dos fotos del mismo lugar, tomadas desde el elevador de granos y que abarca los barrios 9 de Julio, Santa Teresita y Luján. La primera fue tomada en junio de 2007, la segunda el miércoles pasado. En la imagen se ve la aparición de un barrio completo que se extiende entre 9 de Julio, Santa Teresita y Luján, en una zona que cinco años atrás aparecía totalmente despoblada. Y hablamos de un solo sector de la ciudad. En otras zonas periféricas la situación se replica. No parece factible que tan rápido crecimiento se haya dado sólo con personas de nuestra ciudad.


Pocos datos
Al respecto buscamos cifras oficiales pero hasta el momento el Censo 2010 no arroja números discriminados por localidades, sólo llega hasta los departamentos. Tanto agentes del Indec como del Ipec consultados por Diario EL SUR señalaron que no cuentan con otros datos y se desconoce cuándo se informarán los resultados finales. Pese a ello el gobierno provincial en un “Breve Informe de Situación Socio Sanitaria de Villa Constitución”, presentado en octubre de 2011 realizó una proyección en base a censos anteriores estimando la población villense en 2009 en 47.058 habitantes. Cabe destacar que en 2001 la cifra era de 44.369 habitantes y 10 años antes de 41.530 habitantes.



Pero en ese mismo informe se brinda un dato preocupante fechado en 2001 donde se informa que de un total de 12.345 hogares, presentan necesidades básicas insatisfechas, 6.865. Lo cual suma un 13.1 por ciento. Cifras tomadas con un número sensiblemente menor de asentamientos precarios. A estos números preocupantes se suman los referidos a la desocupación ya que el conglomerado Villa Constitución San Nicolás fue uno de los 12 de todo el país donde el desempleo creció. La inquietud que surge es si este aumento se debe realmente a una menor ocupación o a una mayor cantidad de desocupados radicados en la zona. Para saberlo fehacientemente tendremos que seguir esperando los datos del Indec. Lo que es indudable y está a la vista, es que los asentamientos y por ende, los cordones de miseria crecen alrededor de la ciudad.


Reunión

La segunda reunión entre autoconvocados por una ciudad segura y autoridades locales para tratar la problemática de los asentamientos irregulares se llevó a cabo ayer en el Concejo Municipal. De ella participaron los ediles Niver Moreyra, Carlos Alegre, Elsa Chapitel y Miguel Pieretti y 9 representantes de los vecinos. Se avanzó en aceptar que el problema existe y deben buscarse soluciones. 


Así se planteó que la Municipalidad debe intervenir en los asentamientos en los que sea posible urbanizar para mejorar la seguridad y la situación de riesgo en la que viven sus habitantes. Aquí se plantea una de las divergencias ya que la mayoría están en terrenos nacionales y la opinión de los concejales del MUV es que se debe esperar a que la Nación los transfiera a la Municipalidad, en tanto para Moreyra se está “entre la espada y la pared” y se debe actuar con urgencia. Otro de los temas es articular acciones conjuntas entre municipio y fuerzas de seguridad para evitar nuevas radicaciones, la tercera propuesta es realizar un censo que abarque todos los asentamientos para lo cual se podría contratar una consultora externa para evitar suspicacias. De todas maneras la dilación en el tiempo que lleva la toma de decisiones y la implementación de estas medidas exaspera los ánimos de los vecinos que requieren respuestas inmediatas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario