martes, 16 de abril de 2013

Asentamientos y usurpaciones en Villa Constitución


En este mismo blog se reproducen notas que escribí para Diario El Sur (www.elsurdiario.com.ar) sobre el crecimiento de los denominados los asentamientos irregulares en Villa Constitución. A esos escritos les sumó estos otros escritos recientemente para las ediciones Nº 1021 y Nº 1022 del bi semanario, correspondientes al viernes 5 y martes 9 de abril. Ambos generaron un amplio debate en la comunidad y, lejos de solucionarse, la problemática se acrecienta.

NOTA 1 EDICION Nº 1021 DE DIARIO EL SUR

Construyen precarias viviendas
Alarma por usurpación de terrenos en barrio Raviolo

Durante el fin de semana largo construyeron una casilla de chapa y madera a la altura de la Curva de Bassi, junto a las vías. A pocos metros se estaban levantando otras dos. La primera pertenece a un joven de barrio Raviolo que se fue de su casa por un problema familiar. De las otras dos las autoridades municipales no pudieron precisar mayor información. “No tenemos la potestad de ir y cargar sus precarias cosas arriba de un camión, por eso estamos esperando la orden del Juzgado”, expresó la Secretaria de Gobierno.

La aparición de una precaria vivienda en la vecindad de barrio Raviolo reavivó la polémica por la proliferación de asentamientos en nuestra ciudad. Esta construcción se levantó a la par de las vías, a la altura de la Curva de Bassi, en el inicio de barrio Raviolo y es visible desde la ruta 21 puesto que está sobre un sendero libre de malezas. Es la única que se ve, pero al acercarse al lugar se advierte que tras los matorrales y el terraplén del ferrocarril, hacia calle Islas Malvinas, se están levantando otras dos casillas de similares características. De la primera se anoticiaron las autoridades el martes y corresponden a un joven que es vecino de la zona, de las otras, hasta ayer al mediodía, se desconocían mayores detalles.

“El martes recibí una llamada en mi celular de vecinos del lugar advirtiendo que se estaba construyendo una vivienda precaria Avellaneda, a una dos cuadras de Malvinas, paralelo a las vías. En ese momento hablo con la Comisaría 1ª, que hace el primer acercamiento y se identifica a la persona, que estaba construyendo. Es un joven de nuestra ciudad, radicado con su familia en barrio Raviolo desde toda la vida, que al parecer tuvo algún problema familiar y decidió retirarse de su casa y construirse una vivienda en ese lugar”, informó la Dra. Gabriela Chiariotti,  Secretaria de Gobierno de la Municipalidad.

El miércoles el joven “fue invitado a retirarse por la Policía no lográndose hasta el momento (ayer al mediodía) su retiro”, agregó la funcionaria. Ese mismo día “enviamos personal de Desarrollo Social para concientizar a esta persona que no se radique allí porque es un lugar peligroso, ya que pasa una cañería de gas (a pocos metros se pueden observar dos carteles advirtiendo de esta situación), la que lleva el gas al barrio San Cayetano y el futuro San Jorge. También por ahí pasa el caño colector de la cloaca máxima y aparte de estar tan cerca de la vía que es un componente que le da peligrosidad al lugar”, advirtió Chiariotti.

Usurpaciones
Al cierre de nuestra edición las autoridades municipales continuaban intentando persuadir a joven, de apellido Ramírez, a retirarse del lugar. En tanto “la Unidad Regional VI envío los informes al Juzgado Correccional para que tenga en cuenta el tema de la peligrosidad de vivir allí”, indicó la Secretaria de Gobierno. Al respeto se esperaba que la magistratura interviniente librara por estas horas una orden de allanamiento para que el personal policial pudiera actuar. Cabe destacar que se trata de terrenos fiscales y esto dificulta el accionar tanto de la fuerza pública como del municipio.

“Pese a ser terrenos fiscales creo que es competencia del municipio no dejar que se asiente gente allí por la peligrosidad del lugar”, puntualizó Chiariotti. “Estamos esperando que el Juzgado Correccional (a cargo de la Dra. Marisol Usandizaga) resuelva y nos de la posibilidad de realizar el retiro de esta persona”. Asimismo manifestó que “el tema de las usurpaciones de terrenos fiscales no es algo nuevo en la ciudad, desde el municipio hacemos todo lo posible en lograr una reubicación de las familias que no tienen hogar, pero no podemos permitir que se asienten en terrenos que sean peligrosos para su vida. En eso estamos trabajando, no tenemos la potestad de ir y cargar sus precarias cosas arriba de un camión, por eso estamos esperando la orden del Juzgado”.

EL DATO
El joven que levantó la cuestionada casilla tiene 22 años y vivía con su padre y 5 hermanos en barrio Raviolo. Al parecer una discusión con su progenitor lo llevó a instalarse por su cuenta.


NOTA 2 EDICION Nº 1022 DE DIARIO EL SUR
LEVANTARON TRES VIVIENDAS EN TERRENOS FISCALES
Usurpación de terrenos, la otra historia
Las precarias viviendas que se estaban construyendo junto a las vías del ferrocarril, en barrio Raviolo ya están terminadas. Sus habitantes aseguran ser todos de nuestra ciudad. Una de las usurpadoras, Verónica Leal, nos contó su historia. Se animó a levantar su casa allí porque el primero que lo hizo le aseguró que el Intendente le dijo que no iba a tener problemas.

Son tres las precarias viviendas que se levantaron en un terreno usurpado en barrio Raviolo, en una estrecha franja que se extiende entre las vías y el lateral de una empresa. Tal como lo anticipara Diario EL SUR en la edición del último viernes, a la construcción que se levantó el martes 2 de abril le sucedían otras dos que fueron finalizadas en el transcurso de este fin de semana. Oportunamente la Municipalidad solicitó la intervención del Juzgado Correccional a cargo de la Dra. Marisol Usandizaga para que arbitrara una orden de desalojo dado que el sitio del asentamiento reviste peligrosidad por encontrarse en cercanías de un gasoducto, el caño colector de las cloacas y a escasos metros del ferrocarril.

Ayer por la mañana la magistrada recibió a los usurpadores, uno de ellos es un joven de apellidos Ramírez, y las otras dos son hermanas de apellido Leal. Una de ellas, Verónica relató a Diario EL SUR que todos son oriundos de nuestra ciudad y con familiares en Raviolo. Su madre vive en ese vecindario y en su caso “nací y crecí en Villa, me casé y me fui con mi marido a Salta, pero tuve problemas con él y le prendió fuego mi casa y el juez determinó que me fuera a vivir con un familiar”, contó a Diario El SUR. Así llegó de regreso, junto a sus cuatro pequeñas hijas (de 12, 10, 6 y 4 años), a Raviolo a la casa de su madre. Pero esta es muy pequeña por eso decidió levantar su precaria vivienda en los terrenos linderos a la vía.

“El intendente le había dicho al chico de allá que se podía meter acá tranquilamente que no había ningún problema”, aseveró señalando la vivienda construida el martes pasado. “Él me lo comentó a mí y me vine”, expresó. Con respecto a los supuestos dichos de Horacio Vaquié, señaló que “las palabras se las lleva el viento, si él te lo dijo deberías haber tenido un papel y una lapicera y que te lo escribiera aunque sea de puño y letra y que te lo dé firmado, porque las palabras se las lleva el viento y después él dice que no dijo nada y listo”, contó que le dijo a Ramírez. “Pero él había dicho que sí, que se podían quedar acá, que no iban a haber problema porque es tierra de nadie”.

Desalojo
Con respecto a la entrevista con la jueza Usandizaga manifestó que esta les aseguró “que el desalojo está, puede ser mañana, puede ser pasado. ‘Yo firmo la orden que se van y se tienen que ir’, nos dijo”. En ese sentido señaló que el único reclamo de su parte es “que me den un lugar a donde ir porque no tengo. Yo fui, averigüé, busqué para que me den algo pero acá todos se lavan las manos, no hay”, lamentó. “El miércoles tenemos que ir de vuelta, pero nos dijo que en 15 o 20 días sale la orden de desalojo pero que nos van avisar un día antes por si queremos levantar nuestras cosas e irnos de acá. Mi mamá me dijo que me tenía en su casa, pero es una piecita de 4 por 4 y no sólo vive mi mamá, sino mi hermano con hijos”.

“Yo si tuviera no tengo ningún problema de irme. Yo tenía mi casa pero tuve la mala suerte de irme con un tipo que se puso chapita porque estaba loco y perdí todo”, expresó. Con respecto al temor de los vecinos que el asentamiento se extienda aseguró: “Somos todos de acá del barrio, no hay nadie de afuera. Todos los que estamos acá nacimos y crecimos acá”, y destacó que con su presencia en ese lugar la empresa que está junto a ellos va a estar más segura. “Cuanta veces le entraron a robar por acá atrás, ahora con nosotros hay gente, nadie va a entrar, qué más quieren”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario