jueves, 6 de mayo de 2010

Andrea Reboratti y la presentación de su primer libro

Este es un lindo recuerdo que reproduzco fielmente. Es la página 5 del Semanario Tiempo del viernes 4 de julio de 1992. La nota la escribí como periodista de ese medio pero también como integrante del Taller de Narrativa y Periodismo que coordinaba el escritor (paraguayo y villense por adopción) Aníbal "Yu'i" Páez. Y también como amigo, admirador y compañero en ese taller de Andrea Reboratti, hoy docente en nuestro lejano sur junto a otros villenses que andan por allí, en Río Negro.

El texto de la nota es el siguiente:

BIENVENIDA LA POESIA


El suceso que relato podría ha­ba ocurrido cualquier sábado. Pero como hay quien piensa que todo hecho histórico debe ser registrado precisa y exactamente digamos que aconteció el sábado 13 de junio. El ámbito físico, el ya intransferible para estos hechos, el Centro Cultural; y la hora, un poco después de las 20.

Allí estaban todos los encontrables en estos actos -aunque en número asombrosamente mayor-, estaban los amigos, los invitados, los curiosos, los políticos que creen que su función consiste en asistir a estos encuentros y sonrei constan­temente, los que van por la cultura y los que van porque queda bien. Y por supuesto estábamos presentes algu­nos representantes de La "Patota Cultural, por allí andaba Fernando Ríos y su troupe de alumnas, que con sus trabajos crearon el marco artístico adecuado para a noche. También estaba Y'ui Páez, paseando su orgu­llo por el éxito del Taller de Narrati­va y Periodismo y anunciando su próximo libro. Y entre lodos ellos estaba yo, infaltable y gratamente sorprendido por la convocatoria de público.

Y en el centro de este universo, como fuerza convocante se encontraba la Poesía (así con mayúscula), sintetizada en los jóvenes y desconcertantes 16 años de Andrea Reboratti.

Esta Andrea tierna y talentosa, naturalmente genial y enormemente emocionada, y quien no o estaría, si se trataba nada menos que de la presentación en sociedad de su primer Libro: 'Imágenes". Cálido mundo de papel y letras, amalgamado con infinitos sentimientos donde Andrea demuestra ser dueña de algunos atri­butos que la poesía regala a muy pocos: la capacidad de superar las edades cronológicas, la virtud de evadir distancias, la propiedad de abolir el tiempo. Y todo ello se resume en este libro donde hay tanta vida, y tantas vidas que cuesta creer en sus pocos años.

“Imágenes” es un muy buen li­bro (y ya se vienen dos más) y es la esperanza de seguir creyendo. Esa noche lo presentó la profesora Alólo Ruiz, leyó tres poemas y nos emo­cionó a todos los emocionables. Jun­to a ella Andrea que con cada amigo presente había una palabra menos que no podía decir, porque al contrario de lo que ocurre cando escribe ahora, éstas se transforma­ban en emociones. Pero sí un poeta se queda sin palabras por ésto, no es un problema, es un halago.

Y yo también tuve la oportuni­dad de colarme en su fiesta y en su emoción, cuando delegado por el Taller de Narrativa le hice entrega del pergamino que testimonia nuestro afecto  y nuestra admiración por ella, cálida y envidiable compañera de las tardes sabatinas.
.
Después comenzó el éxodo, y fuimos quedando los que teníamos algo para hablar y transmitir. Luego fue la despedida y la promesa de otro libro. Y por mi parte la obligación da sintetizar en pocas palabras lo vivido. Quise hacerlo como el periodista que no termino de ser, intenté como el poeta que me pretendo, probé como el incipiente amigo de Andrea, y en ningún caso pude. Terminé escri­biendo como el sincero admirador, y creo que pidiendo prestado a cada uno de los otros pude decir algo mas sentimental que periodístico, pero pienso que la ocasión lo requería así. "Imágenes'' es un libro de lectura casi obligada para los villenses y necesariamente obligatoria para al­gún que otro autodenominado poeta.

Por todos, y en especial por la poesía, bienvenida y gracias..

Ariel Goméz

No hay comentarios:

Publicar un comentario