jueves, 15 de julio de 2010

BIBLIOTECA POPULAR

Voy a continuar uniendo historias. En esta ocasión retomo las que conjugan la Feria Regional del Libro y el Taller de Lecto Escritura Creativa. Como ya conté en otras entradas de este blog esta actividad se desarrollaba los sábados por la tarde en la Biblioteca Popular “María Perrissol” y era  coordinada por Miguel Catalá (de quien brindaré mayores detalles más adelante).

En 1995 el grupo era reducido y lo integrábamos Andrea Reboratti, Sandra Caruso, Anahí Barros, Gabriela Lorenzo, Sonia Martínez de La Rosa, Ana Laura Buono y yo. En ese entones decidimos presentar el Taller en la V Feria Regional del Libro. Lamentablemente coincidió la fecha de realización de este acontecimiento con un viaje de estudios de Catalá a Dinamarca, por lo que nos dejó la responsabilidad de organizar nuestra participación en la muestra sin saber a qué se exponía.

En el mes que estuvo fuera trabajamos a destajo, conseguimos papel, auspiciantes y una imprenta que se atrevió a imprimir un sencillo libro compuesto por poemas y relatos de todos nosotros. En ese interín se sumaron al taller Georgina Gittlein y Silvana Fedeli las que trabajaron entusiastas, pese a que la obra no contenía ningún texto de ellas.

El armado del libro fue casi artesanal ya que para abaratar costos intercalamos la hojas nosotros y realizamos las correcciones con la ayuda de una amiga, Andrea Maini. Envalentonados con la buena calidad de “Biblioteca Popular”, tal el título de la obra, nos animamos a una presentación más ambiciosa. Convocamos a Raúl Ferrero, músico y amigo, para que nos acompañara con su guitarra mientras nosotros leíamos cada uno un texto contenido en libro.

Estábamos tan seguros y entusiasmados por el logro de nuestro emprendimiento que nos animamos a filmar la presentación y armar con ella un video. Y en verdad todo fue un emotivo éxito que para ser perfecto solo faltó la presencia de Catalá. (Ver nota del Diario El Norte) Pero no todo terminó allí…

Para el regreso de Miguel teníamos preparada una sorpresa especial.

Lo esperamos en salón de reunión habitual en la Biblioteca solo tres integrantes del taller. El resto se escondió en uno de los baños. Durante interminables minutos lo torturamos diciéndole que habíamos fracasado en la Feria, que sólo habíamos podido imprimir unas tristes fotocopias con nuestros escritos (le presentamos un manojo de borrosas hojas) y que ante esa triste experiencia la mayor parte de los talleristas habían desistido y abandonado el grupo.

Cuando entendimos que era el momento emocional adecuado, en especial cuando él trataba de consolarnos, destapamos un televisor que teníamos cubierto y a la vez que comenzábamos a pasar el video de la presentación aparecieron el resto de los compañeros con diversos elementos de cotillón y armamos una gran fiesta. Ese fue el  verdadero nacimiento de “Biblioteca Popular”, nuestra primera antología a la que le seguiría un año después “Plumas amigas”.

1 comentario:

  1. Uyyy cuantos recuerdos!!!
    mis primeros garabatos...
    Feliz, feliz, feliz de conocerte y conocer a tanta gente importante en mi vida.
    Hay un antes y un después de ese día en mi historia.
    Gracias por este recuerdo y te dejo aquí un texto que escribí al respecto hace unos años.

    http://tallercitodeletras.blogspot.com/2006/08/no-est-muerto-quien-pelea.html

    ResponderEliminar