jueves, 16 de septiembre de 2010

Ocho sacerdotes unidos por Paraná Metal

Ocho sacerdotes se reunieron para oficiar en conjunto una misa por la resolución del conflicto de Paraná Metal. El oficio religioso se desarrolló en la tarde de este jueves en la Parroquia San Pablo de nuestra ciudad. Entre el numeroso público asistente se contó el secretario General de la UOM villense, Alberto Piccinini y un grupo de trabajadores de la empresa autopartista encabezado por José Díaz, miembro de la Comisión Interna.

Los sacerdotes que concelebraron la misa fueron los tres curas párrocos de Villa Constitución, Juan José Calandra (Nuestra Señora de Luján); Juan Lino Ríos (San Pablo) y Ramón Carrizo (Nuestra Señora de Fátima); los vicarios de estas dos últimas parroquias, Hugo Pereyra y Carlos Ríos. Junto a ellos estuvieron el padre Ramón Montón, quien tiene a su cargo las iglesias de Empalme, Pavón y Theobald y el padre Claudio Castricone, que oficia de sacerdote en Godoy, Rueda, Sthepenson, Oratorio Morante y J.B. Molina. También estuvo presente el padre Agustín Amantini, radicado en nuestra ciudad.

Injusticia social
La homilía estuvo a cargo de Calandra y en su transcurso señaló que “es necesario que tomemos conciencia de lo que podemos llamar la injusticia social”. Al respecto instó al compromiso de todos “para transformar el orden injusto en el cual estamos en un orden justo, solidario, fraterno. En un orden donde realmente se respete la dignidad de los hombres, de la familia, de la comunidad y juntos podamos ir construyendo el bien común”.
“La injusticia lleva a la violencia porque la injusticia es una forma de violencia por eso creo que es importante que pidamos a nuestro Dios para que nos ayude para que podamos utilizar los medios no violentos para solucionar las injusticias. El medio más elemental es el diálogo, es el encuentro”, remarcó refiriéndose a la situación de Paraná Metal.

Defender el derecho al trabajo
“La Iglesia lo que quiere hacer es acompañar todo esto que vive el pueblo”, enfatizó.  “Quiere iluminar con el evangelio lo que vamos viviendo, lo que vamos compartiendo en esta peregrinación. Quiere ayudar para que se restablezca la justicia, la paz y podamos ir haciendo un humanismo integrado, solidario. Que realmente nos sintamos contentos de vivir la comunidad humana y también, todos los que somos cristianos, la comunidad cristiana”.

“Pidamos entonces a nuestro Dios, que nos ilumine, que esté con nosotros, para que podamos defender ese derecho al trabajo, que podamos a estar con estas familias que están afectadas por la posible falta de trabajo –esperemos que no- y así podamos ir construyendo una sociedad nueva. Podamos ir haciendo presente el reino de Dios, podamos ir viviendo la civilización del amor que nos proponían Pablo VI y Juan Pablo II. Pidamos consejo al Señor para que de la mano de él podamos llegar a una resolución favorable a este conflicto de Paraná Metal que nos afecta a todos”, finalizó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario