viernes, 29 de julio de 2011

La esquina de los robos


EDITORIAL 845 DIARIO EL SUR
La inseguridad
Pasaron  5 años desde que Aníbal Fernández, por entonces ministro del Interior, expresó una de las frases más infortunadas de su carrera política: “La inseguridad es una sensación”, y como ya es habitual cuando los datos de la realidad son adversos culpó a los medios de ser los causantes de esa situación. Hoy ya nadie duda que lejos de ser algo irreal, la inseguridad es una realidad concreta que va en aumento. Y hasta nuestra ciudad que otrora sufría de robos muy de vez en cuando hoy los padece a diario.
En esta edición relevamos lo que acontece en pleno centro de la ciudad, dónde la serie de robos que sufren los comerciantes está generando en ese sector un profundo malestar y algunos hasta evalúan cerrar su negocio. Pero junto con el temor, crece la bronca, la indignación y hay quienes ya atienden armados. Ante esta situación algún personal policial le habría sugerido a uno de los afectados que no reaccionara porque podría provocar la venganza de los familiares del delincuente.
Esta es el panorama que hoy se vive en la ciudad. Peligrosa por todas las posibilidades que se abren ante la violencia que crece. Por un lado la impunidad con la que parecen moverse los malvivientes, por el otro lado la indignación que aumenta en las víctimas. Hace apenas una semana fue la marcha por la inseguridad, 7 días atrás, numerosos robos después.


LOS COMERCIOS SUFREN A DIARIO EL ACCIONAR DE LOS DELINCUENTES
San Martín y San Juan, la esquina de los robos

Una seguidilla de robos de distinta consideración viene afectando a negocios situados alrededor de la céntrica esquina de San Martín y San Juan. Los comerciantes atienden a puertas cerradas y manifiestan su temor y cansancio por una situación que se agrava. Los delitos se comenten a toda hora y en escasas dos cuadras ya se registraron numerosos hechos.

La esquina de San Martín y San Juan se convirtió en las últimas semanas en el epicentro de una serie de robos que tiene entre indignados y temerosos a los comerciantes que se extienden alrededor de este céntrico punto de la ciudad. Ayer por la mañana se registró uno de los más recientes cuando un joven sorprendió a la dueña de un local dedicado a la venta de carteras y accesorios, alzándose con parte de la recaudación y algunos artículos que estaban a la venta. Lo paradójico: uno de los hechos delictivos tuvo lugar la el viernes último, el mismo día que se realizó la marcha por la inseguridad (ver aparte).

El primero de los hechos mencionados aconteció ayer, aproximadamente a las 9.30, en “Zona Franca”, negocio situada en San Martín al 1750, es decir a escasos 50 metros de la esquina en cuestión. Recordemos que en la cuadra que se extiende entre Mendoza y San Juan (1600 al 1700) sufrieron distintos tipos de robos y desmanes: las tiendas Espectacular y Luz de Luna, el quiosco Denegri, la zapatería Facundo y el caso más dramático fue el total desvalijamiento de una lencería en febrero, el día previo a su inauguración, razón por la cual nunca llegó a abrir. Este local estaba ubicado en Mendoza casi San Martín.

En la cuadra que se extiende desde San Juan a Santiago del Estero, siempre por San Martín, también se registraron varios hechos de distinto tenor: el quiosco ubicado en al 1720 fue asaltado varias veces, en el supermercado Alto Paraná se sorprendió a un malviviente sustrayendo bebidas, en el Centro de Jubilados Metalúrgicos uno de los integrantes de la comisión directiva resistió a golpe de puño un intento de robo y sufrió lesiones, la tienda La Mole también fue blanco de los delincuentes y ahora Zona Franca (ver aparte). A ellos se les suma otro ilícito del que fuera víctima la tienda de ropa para niños “Tres Deseos”, situada en San Juan al 400, a escasos metros de la avenida (ver aparte).

En todos los casos el ánimo de los comerciantes es similar, se manifiestan hartos de la situación y muchos de ellos se sienten motivados a dejar el negocio. Cierran sus puertas con llave y las abren con temor, tratan de no discriminar pero semblantean de arriba abajo a quien entra a su negocio. Algunos tienen armas a mano y están dispuestos a defenderse. Entienden que la policía “está con las manos atadas y más no puede hacer” aunque “todos saben quiénes son los que roban y donde están”. Se quejan de la Justicia “porque entran por una puerta y salen por la otra”. Están cansados, temerosos e indignados, mientras tanto reclaman por una seguridad que no llega.


ROBO EN ZONA FRANCA
“Te da ganas de cerrar todo cuando te pasa algo así”
Silvia es la dueña de Zona Franca, ayer, alrededor de las 9.30 de la mañana ingresó un joven “bien vestido, no tenía pinta de ladrón”. Este dijo querer comprar una billetera, luego de elegir una se la abonó con 100 pesos. “En el momento en que le voy a dar el cambio, cuando saco la caja donde estaba la plata de la noche, me pega, me tira al piso, me saca la plata y los relojes que tenía en una vitrina”, relató. “Era una persona joven, bien vestida, de campera negra”, detalló. La comerciante salió tras el ladrón, que a la carrera tomó por San Juan hacia el este.
Inmediatamente pidió en un negocio vecino que llamaran a la policía, la cual arribó rápidamente pero no pudo atrapar al delincuente. La mujer estimó en aproximadamente 600 pesos lo sustraído y señaló que ya sufrió intentos de robo en dos oportunidades anteriores una de ella la semana pasada. “Esto te cansa, te ganas de cerrar el negocio. Tienen que hacer algo, porque te roban hoy y mañana salen, no se qué tenemos que hacer. Si robaron en la esquina, le roban a Facundo, le roban a La Mole, me roban a mi, estamos todos que no sabemos qué hacer”.
“Hoy no me pasó nada pero no sabés qué te puede pasar el día de mañana. La verdad que te da ganas de cerrar todo cuando te pasa algo así”, reiteró Silvia. Asimismo expresó que “no podemos estar tranquilos, no te da ganas de tener negocio”. Agregó es necesario que los comerciante se unan “tenemos que juntarnos los comerciantes, no podemos vivir así. Al final te da ganas de cerrar todo. Nadie te da una mano, no se qué hace el juez porque entran por una puerta y salen por la otra. La verdad no se qué hacer”.


ROBO EN TRES DESEOS
“Estamos con miedo, con bronca y desconfianza”
La tienda “Tres deseos”, dedicada a la venta de ropa para bebés, está ubicada a pocos metros de San Martín sobre calle San Juan. Su dueña, Flavia, contó que el 14 de julio, aproximadamente a las 19, sufrió un robo. En el lugar estaba su madre y mientras que ella estaba en el baño del negocio. “Entró un muchacho, flaquito, morochito; mi mamá estaba sentada, se le vino derecho y la levantó de un brazo y le dijo: tranquilita que esto es un robo, dame el celular y la cartera”. Esto último lo repitió varias veces.
El malviviente intentó abrir la puerta del baño donde se encontraba Flavia ajena a todo lo que estaba pasando, tanto es así que pensó que era su hijo quien quería ingresar. “Pasa la mano, vi una campera azul, tipo rompeviento; empujo la puerta y cuando salgo veo a mi vieja y a este señor; me le tiro a la cara, como para hacer algo (dice mostrando sus manos en forma de garra) y entonces él pone la mano debajo de la campera (como simulando un arma) y repite: la cartera y el celular. Yo al ver a mi vieja ahí me quedé piola, nos mete a las dos en el baño y nos lleva cartera, celular, tarjeta del banco, y para colmo había ido al banco a sacar plata para ir a Rosario y se llevó todo”.
La comerciante asentó la denuncia “pero como siempre no pasó nada, no te dicen nada. Supuestamente puede llegar a ser gente que vive cerca del Sacachispas o acá a la vuelta, según los comentarios, pero no se recuperó nada”. Expresó su temor y señaló que mantiene “la puerta cerrada, pero no podemos discriminar quien entra o no al negocio. Y estamos así, con miedo, con bronca, porque nada de lo que te sacan lo recuperas y con desconfianza hacia todo el mundo. Es lamentable, pero es verdad”.


ROBO EN SOL INDUMENTARIA
“Sabemos quiénes son, pero se manejan con mucha impunidad”
“El viernes pasado, a eso de las 18.30, ingresaron dos jóvenes y me sacaron unas zapatillas que estaban en exhibición. Me comuniqué a la policía y me dijeron que ya tenían conocimiento de lo que estaba pasando porque venían desde 14 de Febrero sustrayendo cosas de locales”, relató Mauricio, el dueño de Sol Indumentaria, local ubicado en la ochava oeste de esta esquina.  Destacó “la impotencia que tenemos todos los comerciantes de San Martín y San Juan, estamos en una situación que no podés actuar, no podés hacer nada, no podés defender tu derecho como laburante”.
“Pedimos alguna solución para poder estar más tranquilo peque no podemos tomar ninguna acción nosotros para hacer justicia, más que la palabra”, remarcó e indicó que “queremos laburar tranquilos”. Los delincuentes que le sustrajeron las zapatillas eran “tres de entre 13 y 18 años” y estaban acompañados de “una mujer que les hacía de campana”. Luego de llevarse esos artículos intentaron regresar dos veces más pero el comerciante ya estaba alerta y no pudieron lograr su cometido.
“La policía es como que los tiene vistos, y los comerciantes de acá también los conocen, le saben los nombres, yo se el apellido, tenemos los sobrenombres, pero se manejan con mucha impunidad y eso es lo que te duele. Yo vengo de una fábrica destruida y te cuesta mucho tener esto, que no es un shopping ni nada por el estilo, pero para cada comerciante es complicado tenerlo. Y cuando te estás levantando que vengan y te rompan un vidrio, una cerradura, como ya me pasó, vas para atrás”, se lamentó.

2 comentarios:

  1. ¿En qué se ha convertido Villa?, ¡Qué verguenza y preocupante que pasen todas estas cosas!. A los robos hay que sumarle también ahora que matan gente durante los asaltos, hemos tenido tres asesinatos por robos en los últimos dos años y hasta algunos casos de "suicidios" que se los disfraza de suicidios para que la comunidad no reaccione tanto, pero se comenta que luego del asesinato de la dueña del ciber hace pocos días mataron a otra señora, más o menos en la misma zona. Lamentable todo esto ya!.

    ResponderEliminar
  2. Arielcito no vas a hablar de toda la guita que se chorearon en la UOM? Vos estás metido ahí no?

    ResponderEliminar