lunes, 29 de agosto de 2011

Caso Sklate: la investigación estancada

 “Que se sepa que a mi me tienen sin pruebas”, expresó el sospechoso

 El único detenido por el crimen 
de Sklate asegura que es inocente 


En una carta dirigida a Diario EL SUR Cristian M. reitera que es inocente y agrega que los peritajes realizados a la ropa que le secuestró la policía dieron negativos. Afirma que el día del crimen estaba en el hospital y que una enfermera ya testificó a su favor. Por todo ello reclama su libertad. 

Cristian M. el único detenido en la causa por el homicidio de Viviana Sklate remitió un escrito de puño y letra a Diario El Sur a través de su madre Celia, quien en dos oportunidades también se acercó a este medio alegando la inocencia de su hijo. En su misiva el joven recuerda que “el 15 de agosto he cumplido un mes de detenido por la sospecha de la muerte de Viviana Sklate a quien desconozco totalmente”. Expresó su deseo “que se sepa que a mi me tienen sin pruebas porque en el momento del hecho yo me encontraba con mi esposa y los mellizos en el hospital local”. 

En esa fecha “hice mi vida normal, como siempre”, aseguró y “al día siguiente, a las 6 de la mañana vino la policía y me llevó sin ninguna explicación, quedándose horas en mi hogar, buscando pruebas que podrían involucrarme con el crimen, llevándose un buzo, pantalón y un par de botines, elementos de trabajo, los que llevaron a Rosario para ser periciados”. Por su parte la familia del detenido y su defensor “presentaron de testigo a la enfermera del hospital local, testificando en papeles que yo estuve desde las 8,30 hasta las 11, momento en que fue el hecho”. 

“Dos semanas después llegaron las pericias de Rosario, saliendo el resultado negativo. Ya tendría que estar en libertad con mi familia. Yo no se que quieren hacer si ya saben que soy inocente de este hecho tan brutal, me tienen a mi detenido mientras el asesino anda suelto. Mi familia y mi defensor van a llegar hasta las últimas consecuencias porque quiero que se aclare y que hagan las cosas como corresponda y encuentren al asesino. Pero yo en libertad, porque está claro y hay pruebas que soy inocente, esto quiero que se haga público porque es una injusticia total”, finaliza. 


Causa en trámite 
Con respecto a esta causa el cuñado de Sklate, Mario Finocchio, participó de la reunión por la inseguridad del viernes pasado y se lamentó que “en este hecho, aparentemente, nadie vio nada, nadie escuchó nada, nadie dice nada” y le expresó al Juez de Instrucción Rubén Bissio su convencimiento “que la justicia va a llegar, confiamos todavía en la justicia, confiamos en que usted va a tener los elementos necesarios de la policía y el fiscal para que pueda dictar una justa sentencia”. De todas maneras inquirió al magistrado si “ante un hecho como este el fiscal y la policía tienen la preparación y los elementos necesarios para que a sus manos lleguen las pruebas y usted pueda sacar las conclusiones en un caso como este”. A su vez Bissio se excusó de responder “porque la causa está en trámite y todo lo que yo diga puede ser tomado como que estoy prejuzgando, técnicamente es así”. Aunque “en general” dijo que “si usted me pregunta si estoy conforme de cómo está equipada la policía; no, no estoy conforme”, aseguró (ver nota aparte). 

Un crimen sin resolver 
El asesinato de Viviana Sklate 
El jueves 14 de julio al mediodía Ernesto Finocchio encontró asesinada a su esposa en uno de los ciber de su propiedad, ubicado en Neuquén al 724. La mujer había repetido la rutina de ir a limpiarlo para abrir a las 14. Su cuerpo estaba en el baño cubierto de cortes. La autoposia corroboró 51 heridas de las cuales tres fueron fatales (cuello, nuca y tórax). El resto eran de profundidad y ancho similar (2 cm, aproximadamente). La brutalidad y saña del crimen provocaron las más variadas hipótesis pero la familia está segura que solo fue un robo seguido de muerte. Finocchio denunció posteriormente el faltante de unos 3 mil pesos. Al día siguiente la policía detuvo a Cristian M., de 29 años, basado en testimonios que decían haber visto a alguien de similares características (morocho, bajo, de ojos claros) golpeando la puerta del ciber en horas del mediodía los días previos. Los pesquisas informaron haber secuestrado ropa presuntamente manchada con sangre y un arma blanca de fabricación casera. Los familiares del detenido dicen que solo vieron a la policía llevarse prendas de vestir, admiten que tiene numerosos antecedentes pero todos por robos sin violencia.

LEVANTAMIENTO DE RASTROS 

Bissio: “La policía no tiene elementos,
ni formación, ni preparación” 
Para el Juez de Instrucción uno de los principales escollos para lograr las pruebas que permitan dejar detenido a un delincuente es la incapacidad de la Policía de levantar huellas en la escena del crimen. 

Uno de los presentes en la reunión por seguridad del viernes pasado fue Mario Finocchio, cuñado de Viviana Sklate quien consultó a Bissio sobre cuestiones que hacen a la investigación de ese crimen, a lo que el juez se negó a responder dado que es una causa que está en su juzgado y se “podría interpretar que estoy prejuzgando”. Entonces le consultó si consideraba que la Policía tenía la capacidad suficiente para aportar pruebas para cualquier investigación criminalística y en ese sentido Bissio fue tajante al considerar que: “No tiene ni los elementos, ni la formación ni la preparación”. 

Detalló que es “un tema de plata, hay que comprar equipos, cámaras” y reiteró que la policía no está equipada adecuadamente. Al respectó relató un caso de otra jurisdicción donde se vio en una filmación de una cámara de seguridad a dos delincuentes asaltar un comercio y uno de ellos saltó por sobre el mostrador apoyando sus dos manos. Posteriormente “el informe técnico criminalístico indicó que no se detectaron huellas, después fue procesado gracias a la cámara pero si fuera por la manos solas estaría libre”. 

También agregó la imposibilidad de sumar pruebas en las causas a la falta de testigo “la gente tiene miedo, a veces la memoria falla; los presos tienen tiempo de cambiar su aspecto, se afeitan, se cortan el pelo y no hay control sobre eso. Así no se puede”. Al respecto señaló la necesidad de tener todas las pruebas necesarias que permitan que un delincuente quede detenido “no temporariamente” porque si no puede quedar libre tras la apelación. “Yo tengo diez días después de la indagatoria para decidir, lo dice la ley, no lo digo yo”. 

Sobre este tema los concejales, en especial Oscar Bardey, plantearon la necesidad de obtener información precisa del monto que se necesitaría para montar en la Unidad Regional VI un gabinete técnico criminalístico acorde a las necesidades de Villa Constitución. Uno de los puntos que se plantearon es que en la mayoría de los casos los rastros levantados en nuestra ciudad son enviados a Rosario para su análisis y allí se suman a los de toda la región más los propios de esa ciudad, lo que obstaculiza y demora la investigación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario