viernes, 15 de junio de 2012

Feria del Libro: Un triste epílogo para un sueño cultural


OPINION
Feria del Libro: Un triste epílogo para un sueño cultural

Cuando el derrotero de un sueño, de un proyecto, de una idea, se aparta del camino original, de aquel objetivo que lo impulsó, de aquella necesidad que lo engendró; pierde su esencia, su valor, su razón de ser y entonces el derrotero se transforma invariablemente en derrota. Esto pasa con la Feria Regional del Libro, y lo lamento. Me permito recordar antes de ahondar esta afirmación que estuve ligado a este proyecto desde su inicio en el año 91; que acompañé, trabajé y colaboré en sus primeros 10 años de existencia. Que en 1997, cuando parecía que se perdía creamos una comisión organizadora y mediante la sumatoria de esfuerzo y voluntades hicimos una de las ediciones de mayor volumen.

En aquel año destinamos la sala San Martín de la Asociación Española para los expositores y dispusimos salas “satélites” para conferencias, presentación de libros, talleres y similares usando la Escuela “María Fernández de Carbonell, el Centro Cultural de Rivadavia 1373, el Club Social, el Palacio Municipal y el bar Remember (hoy Bay Pass). Además el tramo de calle San Martín entre Irigoyen y Entre Ríos estuvo dedicado a una feria artesanal. Y meses antes generamos una conciencia social sobre la importancia de este acontecimiento calificando de “pre feria” a toda actividad cultural. Todo confluía en la Feria Regional del Libro, así se alcanzó un amplio respaldo.

Esa edición fue un éxito, porque se hizo con total apertura, sumando sectores y haciéndose partícipe a toda la comunidad. Por eso dos años después critique abiertamente y por este mismo medio (Diario El Sur) que se modificara su fecha de realización, adelantándola al mes de julio (hasta entonces era en septiembre) con el objeto de utilizarla partidariamente en la campaña del entonces intendente Jorge Malugani. Eso me valió un temporal distanciamiento con mi amigo Luis Capriotti, por entonces Director de Cultura. Pero nuestro amor por la Feria del Libro era superior y eso permitió que se superara ese disgusto. Es que Luis Capriotti fue el mentor y principal impulsor de la Feria, y se que también le dolió supeditarla a esa coyuntura electoralista. (Varias historias sobre la Feria del Libro la pueden encontrar en mi blog: www.ariel-gomez.blogspot.com).

Objetivo esencial
Y ahora vamos al tema en cuestión.

Pero para ello es necesario recordar que la Feria Regional nació de la iniciativa de la profesora Florencia Lo Celso que sembró desde la Sub Secretaria de Cultura de la Provincia las Ferias Regionales el Libro. Dicho sea de paso, cuando se cumplieron los 20 años de nuestra Feria la municipalidad villense no se interesó en invitarla. Igual estuvo presente en una charla convocada por un grupo de amigos de aquellas ferias primigenias. Fue bochornoso que ni el actual director de Cultura ni el intendente se acercaran a saludarla. Retomando el hilo de esta exposición las Ferias Regionales nacieron con el mismo sentido que le da su denominación, como un factor de desarrollo regional de los creadores locales. Eso no debe ni olvidarse ni perderse, porque entonces se pierde la feria, que no es de nadie y por lo tantos es de todos.

El objetivo de la feria es promocionar la lectura y por ende los libros, los que, por supuesto, venden las librerías, editan las editoriales; pero que crean los escritores. Y su sentido regional es la promoción de los escritores y artistas regionales. Por ello la antología que se presenta año a año es el corazón de esta feria. Ese momento no puede ser ni minimizado ni usurpado por intereses ajenos, vedetismos inútiles ni egocentrismos mezquinos. Y eso pasó en esta última edición donde se relegó a un segundo plano a los escritores locales para darle espacio a un periodista foráneo, que podrá tener sus méritos, pero que dista de ser un literato. Y resulta más indignante aún declarar su presencia de interés cuando ese honor no se le otorgó a insignes escritores que pasaron por la feria a lo largo de sus dos décadas. Pero claro, para reconocer la valía de los escritores primero hay que leerlos.

Una última advertencia en virtud de lo expresado por el intendente Horacio Vaquié: Si se pretende “privatizar” la feria, si se pretende organizarla a través de una empresa, si lo privado se impone por sobre lo público; en ese mismo instante muere el proyecto cultural y sus restos se reducen a un mero emprendimiento comercial. Y los villenses habremos perdido otro patrimonio local.


FOTOS:
  
1991 Presentando libro de Yu'i Páez "Cuentos Indignos" en la Primera Feria Regional del Libro.

1994. Graduación de la Carrera Técnico Superior en Periodismo del ISET 18 (Rosario). Elegí a Luis Capriotti para que me entregara el diploma correspondiente.

1993. Presentación Revista Enfoques, junto a Miguel Brusasca y Mario Carrillo.

2010. La profesora Florencia Lo Celso (centro) fue la impulsora de las Ferias Regionales del Libro. Estuvo en los 20 años de la muestra villense, pero sin reconocimiento oficial.

1995.Nota de Diario El Norte sobre la V Feria del Libro. En la foto junto a Andrea Reboratti, Sandra Caruso y Anahí Barros, excelentes escritoras y mejores compañeras del Taller de Lecto Escritura Creativa de la Biblioteca Popular María Perrissol, que coordinaba Miguel Catalá. Habíamos presentado el libro "Biblioteca Popular" con cuentos y poesías de nuestra autoría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario