viernes, 30 de noviembre de 2012

Obrero murió en el fondo de una zanja

Estas notas las escribí para las ediciones 981 y 984 de Diario El Sur. Por su importancia y relación las reproduzco juntas.


Habrían faltado medidas de seguridad
Obrero murió en el fondo de una zanja tras un derrumbe

Un desmoronamiento de tierra cayó sobre dos obreros que estaban empalmando caños de gas frente a barrio Sagrado Corazón. Uno de ellos falleció y el otro resultó herido. La empresa para la que trabajaban asegura que se cumplían las normas de seguridad pero desde el Ministerio de Trabajo de la Provincia comprobaron que los puntales que debían evitar el derrumbe se habían quitado. Filtraciones de agua y vibraciones habría desencadenado la tragedia.

Un obrero perdió la vida al desmoronarse las paredes de una zanja en la que se encontraba junto a otro compañero realizando tareas de soldadura como parte de una obra de empalme de dos gaseoductos para el tendido de una línea de gas natural hacia una estación de servicios. El trágico suceso tuvo lugar minutos después de las 17 del lunes 12 de noviembre, a la vera de la ruta 21, en la curva ubicada frente a barrio Sagrado Corazón (ex Palmar). La excavación se encuentra sobre la banquina del lado de este vecindario y tiene una profundidad de aproximadamente 4 metros. La víctima pertenecía a una empresa bonaerense subcontratada por la firma Reina Abril Constructora S.A., adjudicataria de la obra y las causas del accidente serían la falta de apuntalamiento de la obra y una filtración de agua que favoreció el desprendimiento de la tierra.

Sobre el siniestro la  Jefatura de Relaciones Policiales informó que “siendo las 17.25 (del lunes) en la central de Comando radioeléctrico se recibe una comunicación telefónica dando cuenta que en Ruta Provincial N° 21, a la altura de la Estación de Servicios OIL, frente al Barrio Sagrado Corazón de esta ciudad, había dos personas atrapadas por un derrumbe en el zanjeo que estaban realizando. Una vez en el lugar el personal policial toma conocimiento que la Empresa “Oscar Mansilla” con domicilio en la localidad de Pérez Millán, Partido de Ramallo, provincia de buenos Aires, se encontraba realizando una obra de entubamiento para gas natural, por lo que cavaban una zanja de cuatro metros de profundidad aproximadamente”.

El informe policial agrega que “en momentos en que (los operarios) se disponían a retirarse, la tierra comenzó a ceder y a desmoronarse sobre dos trabajadores que aún se encontraban en el interior de la zanja, logrando ellos mismos rescatar a uno de ellos, en tanto que el otro debió ser rescatado por personal de Bomberos Voluntarios de esta ciudad, no obstante ello, el operario perdió la vida”. La víctima fue identificada como Celedonio Vera Alarcón, de 62 años, con domicilio en la ciudad de La Plata. En tanto su compañero, que fue trasladado al Hospital Samco es oriundo de la misma ciudad y su nombre es Néstor José Morales, de 41años. Por orden del fiscal el cuerpo del infortunado obrero permaneció en la excavación hasta pasadas las 22, momento en el que recién se autorizó a los Bomberos Voluntarios a extraer el cadáver.

Falta de seguridad
Según una fuente consultada por Diario EL SUR la víctima fatal habrá perecido cuando al caer la tierra sobre su cuerpo le presionó el cuello contra el caño de gas que estaban colocando, por otra parte también trascendió que las medidas de seguridad no eran las correspondientes y que habrían faltado puntales para evitar el desmoronamiento. Esta versión fue enfáticamente desmentida por el titular de la empresa, Oscar Mansilla, quien expresó a este medio que “quien diga eso miente”. “Nosotros nos basamos en la norma 1380 donde se nos pide una cierta forma de mantener la seguridad y estaba en esas condiciones”, afirmó.  Mansilla agregó también que la zanja se encontraba apuntalada y que “si se dijo lo contrario es mentira”, asimismo detalló que “todos los días contamos con un ingeniero de seguridad que nos supervisa”.

“No estaban los puntales”
Contradiciendo los dichos del empresario el subsecretario de Trabajo de la Provincia, Gerardo Canseco, explicó a Diario EL SUR que “la excavación, inicialmente estaba debidamente apuntalada” aunque en el momento del accidente “el entibado, es decir el apuntalado que tenía lo habían corrido” y se trata de establecer si fue “para que este trabajador pudiera realizar la soldadura que tenía que hacer, o ya lo habían sacado porque en este tramo la obra se estaba terminando”. En ese sentido ratificó que “no estaban los puntales en el momento en que se produjo el derrumbe”, según constataron inspectores del Ministerio de Trabajo.

“Lo que aparece a primera vista como la causa principal del desmoronamiento es que esta excavación estaba hecha a una proximidad muy importante de una cañería de desagüe pluvial que tenía filtraciones y eso produjo que el suelo se debilitara y se produjera el desmoronamiento”, especificó Canseco. Otro factor que habría favorecido el desastre fue que la excavación se realiza a escasos centímetros de la ruta 21 y las vibraciones del los vehículos habría ayudado al desprendimiento. En sede de la Comisaría 13° de la Unidad Regional VI, se instruyen las actuaciones sumarias de prevención con intervención del Juzgado en lo Penal Correccional, a cargo de la Dra. Marisol Usandizaga.

“Trabajando en prevención era evitable”, afirmó la funcionaria

La Vice Ministra de Trabajo lamentó 
la muerte de un obrero en Villa
La segunda del Ministerio de Trabajo de la Provincia aseguró que se avanza en la redacción de un protocolo para el trabajo en excavaciones dado que se repiten los accidentes fatales. Por otra parte criticó el sistema por el cual las empresas a las que se les adjudican las obra luego subcontratan a otra para su ejecución las que realizan las tareas en el marco “de una mayor precariedad”.

El accidente fatal en la obra de empalme de dos cañerías de gas que le costó la vida a un trabajador de 62 años demostró una vez más la falta de controles adecuados y los riesgos de las operaciones en excavaciones porque son varios los siniestros de similares características y consecuencias registrados solamente este año en territorio santafesino. Por tal motivo desde el Ministerio de Trabajo de la provincia está elaborando un protocolo para este tipo de tareas. Así lo adelantó a Diario EL SUR la vice ministra Nora Ramírez. Cabe recordar que el pasado lunes 11 al desmoronarse parte de la pared de una zanja pereció un obrero de la empresa Oscar Mansilla, subcontratada por la firma Reina Abril, la adjudicataria de la obra. Mansilla figura como radicada en Pérez Millán, en tanto la segunda es de nuestra ciudad.

“Lamentablemente lo que ocurrió en Villa es una situación que trabajando en prevención es evitable. Más allá de la cuestión que uno puede entender como accidente o no, hay riesgos propios del trabajo, en este caso en una obra, donde además del equipamiento adecuado que se necesita, es necesario tener un contralor permanente para que en caso de que ocurran pueda salvarse la vida del trabajador”, destacó Ramírez. “Este es un tema sobre el cual no solo debemos insistir sino que está instalado en forma permanente, que son riesgos que pueden reiterarse y por eso también desde la Dirección de Salud y Seguridad en el Trabajo del Ministerio (de Trabajo) se está elaborando un protocolo de trabajo en excavación, son tareas de alto riesgo por lo que se necesita que todas las empresas entiendan y conozcan cuál es el modo cómo hay que avanzar en este tipo de obra”, agregó.

Remarcó la necesidad que en excavaciones de estas características “hay contar con los entibados necesarios, con los apuntalamientos que impidan esos desmoronamientos que terminan en esos accidentes fatales”. Cabe recordar que el subsecretario de Trabajo de la Provincia, Gerardo Canseco, aseguró a Diario EL SUR que según constataron los inspectores del área que acudieron a la obra de barrio Sagrado Corazón tras la tragedia “no estaban los puntales en el momento en que se produjo el derrumbe”. Para reducir este tipo de accidentes consideró necesario “tomar la herramienta de los Comités Mixto de Salud y Seguridad es uno de los elementos básicos” dado que permite “tener la información al instante de lo que está pasando en una obra con la participación de los trabajadores”.

Subcontrataciones

Con respecto a la subcontratación de la empresa “Oscar Mansilla”, de parte de Reina Abril, la funcionaria estimó que “cuando las contratistas terminan en subcontrataciones creo que tampoco ejercen una responsabilidad que tienen a su cargo que es garantizar las mismas acciones, las mismas medidas y las obligaciones propias que ellas mismas, como contratistas han asumido. Y nos encontramos a veces con subcontrataciones de mayor precariedad y que exponen más la vida del trabajador”. Cabe destacar que de Oscar Mansilla no existen demasiado antecedentes y los pocos se remiten a mayo de este año cuando se registra su alta para la actividad. Oportunamente Canseco indicó que ante los pedidos de documentación necesaria para incorporar al expediente abierto en el Ministerio de Trabajo pero “notamos cierta reticencia para que nos informen quienes son los responsables” de la seguridad laboral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario