viernes, 6 de mayo de 2016

De un Tiempo a esta parte...

La intención de recuperar en este blog algunos de los escritos del maestro Luís Capriotti (planteada en una entrada anterior), me llevó a revisar mis archivos y eso me dio la posibilidad de encontrarme con mis inicios en el periodismo formal.  

En este mismo blog, hace algún tiempo, conté que me acerqué a esta actividad a través de mi participación en la revista “Los Monos de la Tinta”, pero mi primer trabajo (remunerado) como periodista fue en el Semanario Tiempo, que vio a la luz en mayo de 1991. En su génesis integrábamos ese medio un gran equipo que se fue desmembrando con el correr de los meses.



Ese equipo era el siguiente: Director Periodístico, Juan José Pons. Director Comercial, Raúl A. Dose. Redacción: Daniel Torres, Mario Carrillo, José Bocca, Susana Martínez, Luis Capriotti. Dibujantes: Víctor Ramallo. Rodolfo Pierabella, Rubén Garfagnoli.  Deportes: Héctor Córdoba, Ariel F. Gómez.

Del primer número del Semanario Tiempo, rescato el texto escrito por Luís Capriotti, titulado “Tiempo libre”, el cual, sin la información anterior no se hubiera entendido. Cabe destacar que el bar de “El Colorado”, al que hace mención era “La Vieja Casona”, situado en Av. San Martín y Córdoba. “El Colorado”, por supuesto es José Luís Ricci.

Ahora si. Vamos a la pluma de Luís.

Tiempo Libre

En el bar del "Colorado" no solo se cocinan pizzas, hamburguesas o pescados, todos los viernes. También se procesan las noticias. Los escándalos de ciudad chica, los planes económicos, las despedidas de soltero y los flashes espontáneos de información que puede aportarlos Canal 4, el gordo Corletti, el burlado Malaich, la TV española, el farmacéutico melancólico o cualquier parroquiano "acreditado" debidamente.
El tiempo de cocción depende de los ánimos de la estación, el clima o de la "calidad" de la mesa conformada...
"..Sale un diario nuevo..." dijo el "Gordo". La noticia reptó sobre los maníes, las cervezas tardías del otoño y el vermouth de Pedro -el filósofo que tiene un taller de chapa y pintura-; se detuvo sobre la sección deportes de "Clarín" y terminó rebotando sobre las vidrieras que mostraban un inquietante desfile de minifaldas vernáculas... más allá de que algo tuviera que ver Roberto Giordano o los despidos de Acindar...
El filósofo dijo: "…para lo que va a durar..."
Palabras duras para una mesa del "Colorado" que serán de ordinaria fórmica, pero se mezclan sabiamente como en un cóctel el optimismo y la acritud "depende de quiénes, cómo y qué" dijo Hugo, de poco hablar y con su mirada siempre triste. Detrás del mostrador, don Tomás aportó su cuota del recuerdo: “...tendría que ser como el Silfo. Allí te enterabas de todos los cornudos del pueblo y de las minas..."
"Pero que viejo verde" tronó el gordo Corletti. 80 años y todavía le da a las porquerías de la década infame! Un silencio profundo y 16 ojos siguieron las ondulaciones de una espléndida minifalda negra que cubría apenas unos glúteos de escasos 16 años. Nadie hizo comentarios. En lo del "Colorado" hay una regla no escrita al respecto: Quien te asegura que esas bellezas... no sea la hija de un viejo amigo o una pariente lejana y perdida con el paso del tiempo...?
Inteligencia, honestidad, veracidad, les haría falta... Opinó Esquirla con esa voz de escritorio que tiene. Todos los miraron sin entender. El gordo no aguantó: "Para qué? con semejantes gambas...”, “No, el diario”, digo. Ah!!! y otro silencio invadió el cuarto litro menguado de tinto del barbudo Milaich.
"Veinte periódicos desde que se fundó Villa", mandó Esquirla como para tantear desalientos. Y así les fue. "Los Orihuela andaban en eso cuando San Martín todavía era de tierra". Recordó Don Tomás, más apaciguado en materia de recuerdos y envolviendo una de muzzarella...
Te acordás de Julio Miljevic?
Flor de loco… Sonrió el barbudo paisano del nombrado.
El villense! En mi casa lo compraban cuando yo era chico -dijo el gordo- y algo raro le pasó en los ojos...
Flor de capo dicen que fue...! -susurró Esquirla, in-conscientemente, todos levantaron sus copas (según Julio, en el Chacho levantarían la suya). De pronto, el grito de Norberto -el mozo- dos especiales de pollo dos! tiró la realidad sobre la mesa.
Es un periódico, no diario... Sí, va a salir los viernes... Cuánto va a costar, ché... ? Quien andará detrás de éstos? Espero que no se vayan en boludeces... Otra mini-falda, pero de jean inmovilizó a todos. A esta nena, la ali-mentó Acevedo con palanquillas de primera. Callate Esquirla, es la hija de Ricatti
Y cómo se llama el diario? -Periódico aclaró e gordo- . TIEMPO. Hacía falta, dijo Hugo y miró triste el atardecer. Pedro el filósofo recordó a Borges -cuando no- "Quien ha mirado lo presente, ha mirado todas las cosas las que ocurrieron en el insondable pasado, las que ocurrirán en el porvenir".
Lo qué? dijo, el Barbudo

“Borges". Ah, el ciego. Che, Norberto, tráete otro cuarto de tinto…

No hay comentarios:

Publicar un comentario